Carlos Marzal recopila todos sus aforismos en “La arquitectura del aire”

Carlos Marzal, poeta, narrador valenciano y premio Nacional de la Crítica y Nacional de Literatura por Metales pesados, escribe diariamente aforismos, reflexiones y pensamientos literarios sobre la vida, que ha recopilado en una obra a la que ha llamado La arquitectura del aire.

poeta carlos marzal

El libro es una obra profunda, de naturaleza moral, una guía llena de conceptos que van de la mano entre lo filosófico y lo literario sobre el día a día que, según el autor, le sirve de “guía moral para la higiene espiritual”.

Soy lector de aforismos y de filosofía, una palabra a la que tengo un grandísimo respeto. Y yo me encuentro en la periferia de la periferia de la filosofía; lo mío diría que se trata de un pensamiento literario con el que trato de explicar las cosas del mundo, para mí y para los lectores“, dice Marzal.

Sobre este concepto, el autor ha reunido diez años de pensamientos que intentan descifrar el sentido de aquello que nos rodea, ya sea la felicidad, la familia, la escritura, los viajes, la muerte, el amor, el azar, la soledad y un sinfín de temas más. Y como otros antes, como Gracián, Canetti, Wilde o Castilla del Pino, Marzal sintetiza en pocas frases lo que otros “no dicen en un volumen”.

Hoy en día las ideas tienen un poderoso medio de difusión con Internet, donde a través de plataformas sociales como Twitter, los pensamientos pueden expresarse en pocas palabras. “La red de hoy sería un buen sistema de difusión del aforismo, pero no todo lo que se publica tiene dignidad, y muchas veces lo que se escribe a los cinco minutos queda sepultado por otra hojarasca y por la avalancha de otras informaciones”, explica el autor.

El autor ha aprovechado su paso por Madrid para asistir a la celebración de los 25 años del premio Loewe, ya que fue también uno de los premiados. “Este premio y sus 25 años son toda una antología de la poesía, porque en ellos están representados todas las corrientes”, indica.

Al principio se dijo que se trataba de un premio para la poesía de la experiencia, porque el primero fue Panero, y con el tiempo se ve que representa todas las corrientes, desde la poesía visual, metafísica, de la experiencia o los novísimos hasta los más jóvenes”, dice el autor.

Como poeta, Marzal ha obtenido también el premio de la Crítica valenciana en 2009 por Ánima mía. De esta manera, entre la poesía, la novela, los cuentos y algún que otro trabajo como editor, el autor escribe sus aforismos, porque además “son portátiles”. “Los puedes escribir en cualquier parte y los puedes leer en cualquier sitio”, concluye.

Imagen: Tusquets editores

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...