Cien años del Nobel a Rabindranath Tagore

El escritor bengalí, entre cuyas obras destacan ‘El cartero y el rey’ y ‘Gora, una juventud de la India’, fue el primer no europeo en recibir el galardón.

Estatua Tagore

El Premio Nobel, en sus diversas categorías, es el galardón más importante del mundo, aunque en los últimos años ha perdido algo de su prestigio. Fue instituido por voluntad testamentaria de Alfred Nobel, industrial sueco que se enriqueció con el invento de la dinamita, y se entregó por vez primera en 1901. En aquella edición sólo había cuatro modalidades: Literatura, Física, Química y Medicina, a las que posteriormente se añadirían el de la Paz y el de Economía.

En lo que a las letras respecta, el primer ganador fue el poeta francés Sully Prudhomme. Continuaría siendo obtenido por escritores europeos hasta 1913, cuando lo recibió el polígrafo indio Rabindranath Tagore (Calcuta, 1861-1941), verdadero renovador de la cultura bengalí. Se cumplen ahora, por tanto, cien años de la efeméride.

Formado en el University College de Londres, al regresar a la India Tagore se dio a conocer mediante recopilaciones de poemas tradicionales al tiempo que escribía los propios, entre los que destaca ‘El grito de la cascada’. Pronto amplió sus horizontes y cultivó también la novela y el drama. En cuanto a la primera, cabe citar en esta época ‘La feria de la reina recién casada’, y, respecto a los segundos, ‘El genio de Valmiki’ y ‘Los cantos del crepúsculo’, a los que, además, dotó de música. Siempre cercano al misticismo hindú, fruto de ello serían, por ejemplo, sus ‘Cantos de la aurora’. Pero su vida dio un giro radical en 1901, cuando decidió fundar una escuela en Santiniketán a la que bautizó como «Hogar de la Paz». En ella impartiría enseñanzas basadas en su propio sistema pedagógico cuyo eje era la libertad intelectual.

Universidad de Londres

Ya considerado el escritor más importante de su país, empezó a recibir invitaciones para dar conferencias en Occidente. Tras recibir el Nobel y con el estallido de la Primera Guerra Mundial, optó por una postura pacifista y contraria a los nacionalismos. En la cima de su prestigio, sin embargo, se centró en la administración de su escuela en Santiniketán, convertida en universidad internacional en 1921, y en la escritura.

Ello no le impidió despertar la admiración de colegas de todo el mundo como William Butler Yeats, Thomas Mann o Romain Rolland. Respecto a sus obras de madurez, cabe destacar los dramas ‘La máquina’ y ‘El cartero del rey’. Éste último cuenta la bella historia de un niño enfermo que, recluido en su habitación, sueña con proyectos de futuro al tiempo que espera una misiva del monarca. Y las novelas ‘La casa y el mundo’ y ‘Gora, una juventud de la India’.

Tagore era un decidido partidario de la abolición del sistema de castas hindú y ‘Gora’ es una buena muestra de ello. Narra las posturas antagónicas de dos personajes que, sin embargo, son amigos. Benoy es un acérrimo defensor de la tradición india en la que esa partición social en castas es un eje fundamental, mientras que Gora propugna su abolición para dejar paso a un sistema más moderno que se lograría mediante la educación y la emancipación de la mujer. Tagore, que al tiempo nos muestra un amplio fresco de la sociedad bengalí, se vale del género narrativo para mostrar sus opiniones, claramente inclinadas del lado de la modernidad. Actualmente, el autor bengalí es considerado, no sólo el escritor más importante de la India de la época colonial, sino un clásico de las Letras Universales.

Vía: Biografías y Vidas.

Fotos: Shirokazan y Steve Cadman.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...