“Cierra los ojos y mírame”, una de las primeras novelas juveniles que hablan de la discapacidad

En Cierra los ojos y mírame, Blanca y David nos van narrando su historia a través de los capítulos que protagonizan.

"Cierra los ojos y mírame"

Después de sufrir un grave accidente de coche, David descubre que se ha quedado ciego. De repente, su vida da un giro inimaginable que le deja desconcertado y perdido en un mundo que creía conocer. Tareas como comer, vestirse o leer, suponen para él un esfuerzo que le hacen sentirse impotente ante su situación.

Pero David debe armarse de valor e intentar seguir adelante y aprender a valerse por sí mismo con la ayuda de un perro guía, a través del que conocerá a Blanca. Blanca y su familia han adiestrado a Kits, el perro lazarillo que será una ayuda indiscutible para David. Poco a poco, Blanca y David comienzan una amistad que pronto pasará a ser algo más, pero parece que en un mundo donde las dificultades siempre están presentes y parece que las historias nunca terminan con un final feliz, su relación no será capaz de salir adelante. ¿O sí?

En Cierra los ojos y mírame, Blanca y David nos van narrando su historia a través de los capítulos que protagonizan. Blanca nos enseñará el desconocido mundo de los perros guía y las personas que dedican su vida a adiestrarlos para que sean capaces de servir a los invidentes. A través de la historia de David, conoceremos el esfuerzo de superación y adaptación de una persona que se encuentra, sin previo aviso, privado de su visión.

La novela está escrita por Ana Galán y Manuel Enríquez, dos autores que han sido capaces de escribir un libro mano a mano desde la distancia. A pesar de no haberse conocido en persona, tienen muchos puntos en común, y podrán encontrarse por fin cara a cara durante la promoción del libro.

Ana Galán nació en Oviedo y ha sido premiada por numerosos libros infantiles y para adultos. Pasó la mayor parte de su juventud en Madrid, hasta que en 1989 se trasladó a Nueva York, donde comenzó su carrera como escritora y traductora. Estudió veterinaria, lo que le llevó a criar perros guía para la organización “Guiding Eyes for the Blind”, en EEUU.

Manuel Enríquez, también escritor y veterinario de profesión, empezó a perder la vista a causa de una retinosis pigmentaria en 1987. A pesar de ello, consiguió terminar sus estudios de Veterinaria e incluso logró ejercer de ello durante cuatro años. Sin embargo, a causa de su invidencia, se vio obligado a dejar su profesión e ingresó en la Fundación Once. En la actualidad trabaja en el departamento de perros guía.

Cierra los ojos y mírame es una novela realista contada por dos personas cuyas experiencias se reflejan en la propia historia.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...