Curiosidades de Miguel de Cervantes que te sorprenderán

No era manco

Hay datos muy curiosos de Miguel de Cervantes que merece la pena conocer.

Manco y tartamudo

Aunque fue apodado como ‘El manco de Lepanto’, lo cierto es que no era manco. Sufrió heridas de gravedad en el brazo izquierdo durante la batalla de Lepanto, que tuvo lugar en el año 1571, pero la mano nunca le fue amputada. En cambio, sí era tartamudo. En el prólogo de las ‘Novelas ejemplares’ confesó que sufría este problema. Según varios registros históricos, fue precisamente esto lo que marcó su peculiar humor.

Esclavo

Este es uno de los datos más curiosos de la vida de Cervantes, y que muy pocas personas conocen. Lo cierto es que fue esclavo durante varios años. Piratas bárbaros atacaron en el año 1575 el barco en el que él viajaba de regreso a España. Él y su hermano fueron llevados a Argel. Allí vivieron como esclavos durante cinco años. Fueron liberados tras pagar 500 escudos por su rescate.

Excomulgado

Tampoco hay muchas personas que saben que la Iglesia excomulgó a Miguel de Cervantes nada más y nada menos que tres veces. La relación que el escritor mantuvo con la Iglesia Católica nunca fue demasiado buena. Cuando trabajó para la Administración Pública intentó cobrar a la Iglesia los impuestos que ésta estaba obligada a pagar.

Impostor

Sí, Miguel de Cervantes tuvo un impostor. Un escritor publicó, bajo el pseudónimo Alonso Fernández de Avellaneda, en el año 1614 el segundo tomo de ‘El ingenioso hidalgo don Quijote de la Mancha’. El pie de imprenta era falso. La obra se conoce como ‘El Quijote de Avellaneda’. Aunque no se ha podido confirmar quién fue el impostor, los historiadores apuntan a Lope de Vega, con quien Cervantes no tenía demasiada buena relación.

Errata en el epitafio

En el año 2015, varios científicos encontraron la tumba de Miguel de Cervantes. Tras hallar los restos, se inauguró en Madrid un monumento con el siguiente epitafio: «El tiempo es breve, las ansias crecen, las esperanzas menguan y, con todo esto, llevo la vida sobre el deseo que tengo de vivir». La frase pertenece, según la lápida, a su obra ‘Los trabajos de Persiles y Segismunda’. El nombre correcto en ‘Sigismunda’.

Apariencia

Aunque hay numerosos dibujos, pinturas y esculturas de Miguel de Cervantes, lo cierto es que nadie conoce cuál era su aspecto real. Para realizar estas obras, los autores se han basado única y exclusivamente en las palabras que utilizó para describirse en el prólogo de ‘Novelas Ejemplares’.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (3 votos, media: 3,33 de 5)
3.33 5 3
Loading ... Loading ...