Dime quién soy, Julia Navarro

Una novela de más de 1000 páginas que devela el drama de la historia no conocida de un familiar que desconcertaba a la familia y que tiene más de una razón para los pocos hechos incomprendidos por todos.

Julia Navarro (Madrid, 1953) es periodista y es autora de los libros de actualidad política «Nosotros, la transición»; «Entre Felipe y Aznar»; «La izquierda que viene» y «Señora presidenta». Entre sus novelas se encuentran La hermandad de la Sábana Santa, La Biblia de barro y La sangre de los inocentes, tres libros galardonados entre el 2004 y el 2006.

Así, Julia Navarro no incursiona en un género nuevo, sin embargo, sus tres anteriores novelas se agruparon en una trilogía y «Dime quien soy» se diferencia y separa bastante de ellas.

El protagonista de esta obra, un periodista, recibe la propuesta de investigar la vida de su bisabuela, Amelia Garayoa, de quien sólo se sabe que abandonó a su marido e hijo y huyó poco antes de que estallara la Guerra Civil Española.

Cuatro hombres de su vida: el empresario español Santiago Carranza, el revolucionario francés Pierre Comte, el periodista norteamericano Albert James y el médico militar vinculado al nazismo Max von Schumann, son los ejes centrales de la investigación de quien poco se sabe para descubrir que se trataba de una mujer burguesa y revolucionaria, esposa y amante, espía y asesina.

La historia de Amelia la delata como una anti heroína repleta de contradicciones y con demasiados errores por pagar que, finalmente, sufre en carne propia el azote despiadado del nazismo y la dictadura soviética.

1.097 páginas para una gran historia que evidencia la gran vocación de madurez literaria de una escritora que si bien ya era galardonada, comenzará a dar que hablar por su estilo propio. Un estilo intenso cuya trama no cede en tensión de principio a fin y cuyo drama se mantiene a lo largo de tantas páginas, inalterable.

A lo largo de las páginas, la historia de Amelia y el amor que redime, el compromiso con sus ideales, la lealtad con sus amigos, el sentido del deber y de la justicia son los protagonistas. Pero en la historia de su vida, Amelia se enamora de Santiago y se casa con él. Fruto de ese amor nacerá Javier (el abuelo de Guillermo, el narrador); pero poco después decide huir con una amor, un revolucionario. Deja Madrid, su marido y a su hijo y sigue a Pierre, su gran amor, hasta la muerte.

Entremezclado en la historia pura de Europa de la época y un contexto mundial muy bien narrado, lo que Amelia Garayoa representa cobra vida para su bisnieto, quien investiga la historia por encargo familiar.

“Me quedé dormido pensando en que Amelia Garayoa, aquella misteriosa antepasada mía, había sido una romántica temperamental, una mujer ansiosa de experiencias, constreñida por las imposiciones sociales de su época; un tanto incauta y desde luego con una clara tendencia a la fascinación por el abismo”.

“La verdad es que lo de mi bisabuela huele a folletín”, insistirá Guillermo y es una idea que el lector también tendrá temprano en la historia. Sin embargo, la vida de Amelia tiene muchos matices y el lector se siente involucrado gracias a que la obra posee una carga moral que trasciende lo llano de una novela y que no te permite quedarte indiferente.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...