En el país de la nube blanca, Sarah Lark

A veces la vida no es lo que esperabas y las oportunidades que se ciñen a tu alrededor no son suficiente. Entonces partir a lo desconocido y enfrentarse a un mundo de posibilidades inesperadas no parece tan mala idea para estas dos jovencitas que enlazan sus vidas en un barco que las lleva al nuevo continente.

Sarah Lark es el seudónimo de una escritora alemana que ha pasado a tener un increíble éxito de ventas desde su popular saga que contiene una serie de historias familiares sobre la cultura de los maoríes y la colonización de Nueva Zelanda, a la vez que cautiva con una emocionante historia de amor, deseo y liberación. Ella vive en España.

Sarah Lark irrumpió en las listas de ventas con su primer trilogía de Nueva Zelanda, y las tres novelas pasaron varias semanas en el Top 20 de la lista de best sellers Der Spiegel. Con más de 1 millón de copias vendidas de su primera trilogía de Nueva Zelanda, la autora de «En el país de la nube blanca» cuenta historias de época conmovedoras y muy bien retratadas.

Sus personajes están cargados de fuerza, la época que discurre en sus páginas y la cultura de entonces están tan bien descritas que envuelven al lector desde las primeras líneas y trasladan a Nueva Zelanda, te permiten inmiscuirte en historias familiares que se narran con un estilo muy ameno y apto para todos los lectores.

En el libro, el personaje principal es Helen Davenport, una institutriz de veintisiete años de edad insatisfecha con su vida: de carácter tradicional, sueña con casarse y formar una familia, aunque ve el tiempo pasar y la falta de oportunidades donde vive para lograr lo que quiere en la vida. Hablamos de Inglaterra en 1952.

Un día, Helen encuentra un anuncio en el que se solicitan mujeres solteras y bien educadas para contraer matrimonio con hombres respetables de Nueva Zelanda y ella, sin dudar, consigue contactar con uno de esos hombres, un granjero llamado Howard O’Keefe, que parece un gentil caballero que escribe cartas muy sentidas y hace gala de haber recibido la mejor educación. Ella se enamora y embarca rumbo a ese país desconocido a encontrarse con Howard.

En una historia paralela, Gwyneira Silkham, una joven de diecisiete años hija de uno de los magnates de la lana de Gales, apasionada de los caballos y la ganadería en general, siente una enorme frustración cuando cree que su hermano heredará el negocio de la familia y a ella le tocará cuidar las rosas del jardín tras casarse por compromiso con un hombre aburrido, igual que sucedió a su hermana y su madre.

Hasta aquí, la historia de las dos protagonistas de estas historias paralelas no parecen entrecruzarse o tener relación, sin embargo, sus vidas se cruzan a bordo de un barco que las lleva a cada una, a su nuevo destino una vez que ambas decidieron dejar sus vidas aburridas e insatisfechas. Las dos jóvenes se hacen amigas y algo las hermana de alguna manera: ninguna de las dos conoce a su futuro marido en el nuevo continente.

De lectura fácil y con personajes tan atractivos, no hay manera de que el lector no se sienta cautivado por las aventuras de estas dos jovencitas en busca de una vida mejor.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...