En la muerte de Antonio Larreta

El escritor uruguayo obtuvo el Premio Planeta en 1980 con ‘Volavérunt’ y a él se deben los guiones de la legendaria serie de televisión ‘Curro Jiménez’.

antonio larreta

Muchos escritores han ganado premios literarios y otros tantos cineastas han recibido los que se entregan en el mundo del celuloide. Pero pocos artistas pueden presumir de haberlos obtenido en ambas disciplinas. Uno de ellos era el uruguayo Antonio Larreta, quien murió el pasado 19 de agosto en su casa de Montevideo. Porque el escritor rioplatense recibió el Planeta por su novela ‘Volavérunt’ y el Goya gracias a su adaptación para el cine de ‘El maestro de esgrima’, novela de Arturo Pérez-Reverte.

Nacido el 14 de diciembre de 1922 en Montevideo, Guadalberto José Antonio Rodríguez Larreta (su nombre completo) se dedicó desde su juventud al teatro: fue actor aficionado y director y dramaturgo profesional. Por entonces, hizo su primera visita a España para representar la obra ‘Porfiar hasta morir’, de Lope de Vega.

Regresó a nuestro país años después huyendo de la dictadura uruguaya y se quedó varios años. Aquí consiguió algunos de los hitos más importantes de su carrera literaria, empezando por la creación de la legendaria serie televisiva ‘Curro Jiménez’ (alguna vez comentó con cierta tristeza que los españoles le recordamos sólo por ser el guionista de esta serie). En 1980, así mismo, obtuvo el mencionado Premio Planeta gracias a su novela ‘Volavérunt’, una suerte de relato policíaco protagonizado por Manuel Godoy y Francisco de Goya. Fue su primera novela, un género al que nunca se dedicó demasiado, si bien retornaría a él en 2002 con ‘El guante’ y ‘Jardín de invierno’.

Mucho más extensa fue su labor como dramaturgo. En cuanto a ésta, el momento más importante de su carrera quizá haya sido cuando recibió el Premio Casa de las Américas por su obra ‘Juan Palmieri’. Pero escribió otras muchas, títulos como ‘Una familia feliz’, ‘La sonrisa’, ‘Oficio de tinieblas’ y ‘Un enredo y un marqués’. Con ésta última, basada en una pieza italiana, tuvo enorme éxito en Uruguay.

También se dedicó con intensidad a la tarea de escribir guiones cinematográficos. En este sentido, a él se deben, por ejemplo, las adaptaciones a la gran pantalla de ‘Los santos inocentes’ de Miguel Delibes y ‘La casa de Bernarda Alba’ de Federico García Lorca. Incluso se atrevió con la dirección: en 1989 estrenó la película ‘Nunca estuve en Viena’. Como decíamos, el pasado miércoles murió en su domicilio de Montevideo. Descanse en paz.

Vía: ‘El País’.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...