Fallece Carlos Bousoño, poeta y teórico de la Literatura

El asturiano, cuya trayectoria abarca desde los años cuarenta del pasado siglo hasta la actualidad, murió el sábado a los 92 años.

carlos bousono

El pasado día 24 murió Carlos Bousoño a la edad de 92 años. Poeta de largo recorrido, fue uno de los primeros nombres que destacaron en la lírica tras la Guerra Civil. Suele hablarse en aquel tiempo de dos corrientes poéticas: la “arraigada”, de formas clásicas y temática más optimista, de la cual formaban parte, por ejemplo, Luis Rosales, Dionisio Ridruejo y José García Nieto, y la “desarraigada”, de honda amargura existencial, encabezada por Dámaso Alonso con ‘Hijos de la ira’, al que acompañaban Blas de Otero y Gabriel Celaya entre otros. En esta última cabe circunscribir a Bousoño por entonces.

Nacido en Boal (Asturias) el 9 de mayo de 1923 y tras una infancia y primera juventud en Oviedo, Bousoño se doctoró en Filosofía y Letras con una tesis sobre Vicente Aleixandre. Sin embargo, su gran maestro fue el citado Dámaso Alonso, al que siguió incluso en la difusión de la teoría literaria conocida como “Estilística”.

Como poeta, Bousoño se dio a conocer muy pronto: en 1945 publicó ‘Subida al amor’, un libro de tono existencial con tintes religiosos y, un año más tarde, ‘Primavera de la muerte’ de carácter similar. Con ambos poemarios y los que los siguieron, fue labrándose un nombre dentro de la poesía que se vio confirmado en 1968 con el Premio de la Crítica a su libro ‘Oda a la ceniza’, un reconocimiento que volvería a obtener 6 años más tarde gracias a ‘Las monedas contra la losa’. Entre sus obras posteriores, merecen destacarse ‘Metáfora del desafuero’, a su vez Premio Nacional de Poesía, y ‘El ojo de la aguja’.

En su trayectoria se aprecia una evolución desde el citado existencialismo inicial hacia un mayor simbolismo, aunque sin abandonar nunca sus preocupaciones vitales. Por otra parte y acorde con su faceta de profesor universitario, también escribió ensayos sobre Literatura. Concretamente su ‘Teoría de la expresión poética’ le hizo merecedor del Premio Fastenrath, otorgado por la Real Academia Española de la Lengua, a la cual Bousoño pertenecería con el tiempo.

Otros títulos son ‘El irracionalismo poético’, ‘Épocas literarias y evolución’ y, naturalmente, ‘La poesía de Vicente Aleixandre’, título de su tesis doctoral y que todavía hoy se considera uno de los más lúcidos análisis de la obra del Nobel español. Por cierto, Bousoño fue muy amigo de éste, que lo nombró depositario de su legado. En fin, fue la del poeta asturiano una trayectoria rica y excelente que le llevó a recibir distintos reconocimientos a toda su labor como el Premio Nacional de las Letras Españolas y el Príncipe de Asturias. Descanse en paz.

Vía: ‘ABC’.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...