John Banville se alza con el Príncipe de Asturias de las Letras

La candidatura del novelista irlandés se ha impuesto a las de otros destacados autores como Haruki Murakami, Ian McEwan, Juan Goytisolo y James Salter.

Teatro Campoamor

El escritor irlandés John Banville (Wexford, 1945) ha sido galardonado con el Premio Príncipe de Asturias de las Letras correspondiente a 2014. Y no lo ha debido tener fácil el jurado, ya que entre los candidatos se encontraban autores de la talla de los españoles Juan Goytisolo y Pere Gimferrer, el japonés Haruki Murakami, el norteamericano James Salter y el igualmente británico Ian McEwan. No obstante y según parece, los dos primeros quedaron descartados antes debido a que el año pasado ya fue concedido a un novelista español, Antonio Muñoz Molina.

De algún modo y en sentido figurado, podría decirse que la presente edición del premio va a parar a dos escritores: por una parte, al John Banville de sus novelas “mayores” y, por otra, a Benjamín Black, el pseudónimo que desde 2006 utiliza el irlandés para sus relatos policíacos.

Curiosamente, el autor que es considerado uno de los mayores estilistas de las letras británicas, a la altura de Beckett o James Joyce, nunca fue a la universidad. Prefirió trabajar en una compañía aérea para conocer mundo. De regreso a Irlanda, ejerció el periodismo y empezó su carrera literaria, fuertemente influida por el citado Joyce. Su primer libro, un volumen de relatos titulado ‘Long Lankin’, apareció en 1970. Tras él, vendrían novelas como ‘Birchwood’ y la ‘Trilogía de las revoluciones’, compuesta por ‘Doctor Copérnico’, ‘Kepler’ y ‘La carta de Newton’. Sin embargo, la obra que impulsó su carrera fue ‘El libro de las pruebas’, finalista del Premio Booker en 1989.

Y, sobre todo, ‘El mar’, que obtuvo ese galardón seis años después y también el Iris Book Award. En ella, a través de los recuerdos de Max Morden, un historiador que, tras perder a su esposa, regresa a la villa costera donde veraneó de niño junto a sus padres, evoca la infancia y exalta el valor de la memoria. Es una novela intimista en la que ya se aprecia el habitual estilo de Banville, de una prosa exquisitamente cuidada y abundantes pasajes líricos.

Muelle sobre el mar

Ya consagrado, el escritor irlandés publicó otras obras magistrales como ‘Eclipse’, ‘Imposturas’ o ‘Antigua luz’. Ésta última es un nuevo alegato en favor de los recuerdos a través de Alexander Clave, un viejo actor de teatro que evoca su primer amor y resulta un nuevo ejercicio de magistral estilo, con un vocabulario rico y cautivador.

Inevitable es, así mismo, reseñar la otra faceta de Banville que antes mencionábamos: la de autor de novelas policíacas. Según propia confesión, empezó a escribirlas para desconectar de sus obras más trabajadas y adoptó el pseudónimo de Benjamín Black. La primera fue ‘El secreto de Christine’, donde hacía su aparición Quirke, el atormentado médico forense que en ellas hace el papel de detective. Y, tras ella, vinieron ‘El otro nombre de Laura’, ‘En busca de April’ o ‘Venganza’. Tanto le cogió el gusto Banville al género negro que recientemente se ha puesto en la piel de Raymond Chandler para recuperar al sabueso Philip Marlowe en ‘La rubia de ojos negros’. El Premio Príncipe de Asturias de las Letras viene ahora a reconocer la magnífica trayectoria, siempre original, de Banville, un novelista para el que -según confiesa- “escribir es tan necesario como respirar”.

Vía: ‘ABC’.

Fotos: Jlmaral y Antonio Tajuelo.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...