“La infancia en la guerra”, de Braco Dimitrijevic

El escritor Jasmin Halilovic, de 24 años, quien fue uno de los miles de niños que sufrieron la barbarie de la Guerra de Bosnia (1992-95), ha publicado un libro en el que recoge cientos de recuerdos y experiencias infantiles que fueron testigos y protagonistas de esa tragedia.

"La infancia en la guerra"

El libro titulado “La infancia en la guerra“, rescata del olvido mil testimonios de las víctimas más jóvenes que sufrieron esa tremenda catástrofe. Estos relatos conforman la más clara evidencia de cómo esa inocencia fue solapada por el miedo, y cómo su infancia murió junto a tantas otras personas en Sarajevo.

En total, “La infancia en la guerra” ha reunido 1.030 recuerdos resumidos en pequeños párrafos como estos: “Tenía diez años cuando vi que introdujeron en un camión el cuerpo sin vida de mi amiga, y luego una cisterna que limpiaba su sangre de la calle“, relataba una mujer cuya infancia quedaría marcada para siempre por estos tristes años.

Mi hermano salió para coger un poco de hierba para nuestro loro. En ese momento, la bala de un francotirador le alcanzó justo en el corazón. Tenía sólo diez años“, recuerda otro joven. Y es que, en esos tres años de guerra, la capital bosnia fue testigo de las mayores atrocidades perpetradas por el ser humano, sufrió el asedio de las tropas serbobosnias, la ciudad se colmó de disparos y la muerte pobló las calles.

Hace dos años, Halilovic junto a otros colaboradores, propuso en su página web la oportunidad de compartir públicamente los recuerdos que estos niños perdidos no han podido despegar de su memoria.

La idea tuvo una fácil y rápida divulgación, llegando a alcanzar un gran éxito entre las redes sociales y medios locales. Lo único que tenían que hacer las personas que estuviesen interesadas en participar en el proyecto, era responder a la siguiente pregunta: “¿Qué es para ti la infancia en la guerra?“. En tan sólo tres meses se registraron más de 1.500 respuestas procedentes de 38 países a los que esos niños bosnios tuvieron que emigrar tras el conflicto bélico.

Mi deseo era grabar la experiencia colectiva, un trabajo muy complejo que me ha revelado que esa experiencia tiene muchos aspectos diferentes“, señalaba el autor.

Me he dado cuenta de que las memorias de la gente de ese período no son solo tristes, y pensé que valía la pena anotarlo. Por otro lado, quería dedicar mi trabajo a una amiga fallecida en la guerra. Esos fueron mis motivos, el incentivo del proyecto al que se sumaron miles de personas“, continuaba Halilovic.

Braco Dimitrijevic, el redactor gráfico que se ha encargado de escribir el prólogo de la obra, asegura que los niños son capaces de ver las cosas como en una “dimensión torcida“, incluso cuando se habla de situaciones límites, como puede ser una guerra, la muerte o el amor.

Conozco a esos niños ahora como jóvenes creativos. En su carácter y relación con la vida reconozco esos rasgos de humor absurdo y un despecho creativo que les ayudaron sobrevivir a la guerra“, comenta Dimitrijevic.

Por otro lado, el comediante Filip Andronik también ha querido colaborar en el proyecto, dejando constancia de uno de sus propios recuerdos de esta niñez tan turbulenta. Además, su nombre ha entrado en el libro Guinness de los récords por su colección de paquetes humanitarios de alimentos que fueron enviados a los ciudadanos de Sarajevo durante el asedio.

Cuando recibimos la primera lata, fue una consternación. Hasta hacía poco vivíamos en Yugoslavia, trabajábamos, teníamos de todo. De repente, llega una gente que nos reparte latas para sobrevivir. Y nosotros pensando: ‘es la guerra, bueno, pues, terminará el lunes‘”, explicó Andronik en la capital bosnia durante la reciente presentación del libro.

La guerra, claro, no terminó el lunes. Entonces, decidimos coleccionar latas que recibíamos de envíos de alimentos, guardar algo que nunca antes habíamos visto, guardarlo como un documento histórico. La colección entró en el Guinness“, prosiguió el cómico.

Fue una infancia en polvo: leche en polvo, huevos en polvo, las casas cercanas hechas polvo. Y nosotros, los niños, sin embargo, no perdíamos alegría“. Ésta y otras muchas vivencias han constituido la obra de Halilovic, una obra que combate contra el olvido, y representa un homenaje para todas las víctimas que perecieron en el asedio de Sarajevo.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...