La Santa María de Onetti, en versión ópera

Las novelas del escritor uruguayo ambientadas en ese lugar ficticio y mítico sirven de inspiración para ‘La ciudad de las mentiras’, de la compositora Elena Mendoza.

sana maria

Hay novelistas que ambientan sus historias en escenarios reales. Pero otros prefieren crear un universo particular por donde deambulan sus personajes. Son lugares ficticios pero inspirados en la realidad. Seguramente el más conocido de todos sea el Macondo de Gabriel García Márquez, pero también está, por ejemplo, el sudista condado de Yoknapatawpha creado por William Faulkner.

E igualmente la Santa María del uruguayo Juan Carlos Onetti (Montevideo, 1909-1994), ciudad a medio camino entre lo mítico y lo real que compendia todas las miserias del mundo y sirve de escenario a sus mejores novelas, concretamente ‘La vida breve’, ‘El astillero’ y ‘Juntacadáveres’.

Como en cualquier ambiente novelístico, en ese lugar caben todas las inquietudes y conflictos humanos, un rasgo que es común a la ópera. Quizá por ello, hace siete años la compositora Elena Mendoza, Premio Nacional de Música en 2010, y su colaborador, el escenógrafo Matthias Rebstock, decidieron crear una obra para el «bel canto» a partir de los textos de Onetti ambientados en el citado lugar mítico.

Según explica la propia Mendoza, todo partió de un encargo de Gerard Mortier, quien les pidió una ópera dejando a su decisión el contenido. Ellos pensaron en el escritor uruguayo porque su lenguaje es «muy poético y adecuado a la musicalidad». Y el fruto es ‘La ciudad de las mentiras’, cuyo estreno ha tenido lugar el pasado 20 de febrero en el madrileño Teatro Real y que se compone de cuatro historias con protagonistas femeninas, todas ellas extraídas -como decíamos- de las obras de Onetti.

Se da la circunstancia de que no es la primera vez que Mendoza y Rebstock se inspiran en la Literatura. Su anterior creación fue ‘Niebla’, basada en la novela (o por mejor decir, «nivola») de Miguel de Unamuno, un autor por cierto que, entre sus numerosas cualidades, no contaba con una especial facilidad para lo lírico.

Vía: ‘El Mundo’.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...