Las dos pasiones de Eduardo Galeano

El escritor uruguayo, fallecido el pasado lunes, hizo girar toda su obra en torno a América Latina por una parte y al fútbol por otra.

galeano

El pasado lunes fue un día triste para el mundo de las letras. Con apenas unos minutos de diferencia, nos enterábamos de la muerte de dos grandes figuras literarias: el germano Günter Grass y el uruguayo Eduardo Galeano. Si ayer repasábamos la trayectoria del primero, hoy nos referiremos a la del segundo. Su vida estuvo presidida por dos pasiones: Hispanoamérica, a cuya problemática dedicó obras como ‘Las venas abiertas de América Latina’ (de la que hablaremos), y el mundo del balonpié, respecto al cual publicó libros como ‘Su majestad el fútbol’ y nos ha legado frases geniales.

Así, «un hombre puede cambiar de religión, de partido político e incluso de mujer, pero no de equipo de fútbol», o aquella otra que decía «la única religión que no tiene ateos es el fútbol», o, en fin, «jugar sin aficionados es como bailar sin música».

Nacido en Montevideo el 3 de septiembre de 1940, Galeano desempeñó los más variados trabajos antes de dedicarse al periodismo: mensajero, pintor y mecanógrafo fueron algunos de ellos. Su primer contacto con la que sería su profesión se produjo, no obstante, de manera curiosa: haciendo caricaturas para el semanario socialista ‘El Sol’. Ya más formalmente, empezó como editor del rotativo ‘Marcha’, en el que colaboraron entre otros Vargas Llosa y Mario Benedetti.

En cuanto a su creación literaria, principalmente narrativa y ensayística, se caracteriza precisamente por la amalgama de géneros, con elementos de la crónica periodística, la novela y la poesía. A este rasgo responden obras como ‘La canción de nosotros’, ‘Días y noches de amor y de guerra’ (ambas galardonadas con el Premio Casa de las Américas) y la trilogía ‘Memoria del fuego’. Conformada ésta última por ‘Los nacimientos’, ‘Las caras y las máscaras’ y ‘El siglo del viento’, es una revisión del pasado de América Latina al margen de lo que su autor califica como «historia oficial», algo parecido a lo que plantea en ‘Las venas abiertas de América Latina’, su obra más conocida.

Justamente a causa de esta última obra se vio obligado a exiliarse, primero a Argentina y, cuando en ésta triunfó el golpe de estado de 1976, a España. Permanecería en nuestro país hasta 1985, año en que regresó a Uruguay. En fin, otros de sus libros son ‘Los días siguientes’, ‘Los fantasmas del día de León’, ‘Las palabras andantes’ o ‘Las aventuras de los jóvenes dioses’.

Periodista, fundador de editoriales y escritor prolífico y original, Galeano fue también un hombre polémico que nunca dejó a nadie indiferente. Podría decirse que la tesis central de toda su creación es que América Latina ha sido expoliada de sus recursos naturales y eso le ha impedido prosperar, un pensamiento en el que se echa en falta un poco de autocrítica. Desde 2007 estaba gravemente enfermo y el pasado lunes murió en un centro sanitario de su Montevideo natal. Descanse en paz.

Vía: ‘El País’.

Foto: Donostia Kultura.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...