Las Historias de Marta y Fernando, Gustavo Martín Garzo

El hasta entonces casi desconocido autor Gustavo Martín Garzo (Valladolid, 1948), logró con Las Historias de Marta y Fernando, hacerse un hueco en la literatura española al conseguir el premio Nadal en 1999 con la novela que nos ocupa.

El libro es un conjunto de relatos compuesto por la cotidianeidad de una pareja joven, ambientados en el Valladolid de la transición, y que abarca en su mayoría la felicidad y plenitud que pueden lograrse a través de la relación amorosa, afectiva y sexual. La sencillez aparente de la historia se ve enriquecida con unos cuidadísimos, realistas y sugerentes diálogos, que resultan tan cercanos a la realidad, que el lector podría en algún momento creer que los está escuchando realmente, en alguien conocido; en un amigo, en un familiar… La trama se va construyendo a través de anécdotas, conversaciones, algún que otro conflicto, y el ritmo se mantiene constante a partir de ahí, como suele decirse, «sin prisa pero sin pausa».
El hecho de ambientarlo en la transición parece arbitrario y caprichoso, como si se quisiese impregnar el libro de un matiz político en el que en ningún momento se ahonda. Sin embargo, y por fortuna, esto es lo de menos, ya que Martín Garzo logra una novela en la que, «sin pasar nada», está repleta de buenas intenciones, en ocasiones con pretenciosidad, pero otras veces dotada de jovialidad, optimismo y una fuerza interior francamente admirable, en la medida en la que a Marta parece bastarle simplemente Fernando para seguir viviendo con alegría, y viceversa. Es esta demostración de que el amor puede con todo, la exposición de una confianza entre los dos personajes que llega a impactar, lo más destacable de este libro, que por otro lado no reluce mucho más.

Marta y Fernando hablan de Ray Bradbury, de sus ilusiones cuando eran adolescentes, de sus sueños (los de dormir), de sus fantasías sexuales, de su forma de ver su día a día… uno se desahoga en el otro, en la manera en que uno es el reflejo del otro, y actúan como si tuvieran totalmente asumido que ya han encontrado a su media naranja. Como si ese fuera el punto de partida para que todo salga bien. En este sentido, Las Historias de Marta y Fernando es un libro de muy agradable lectura, de carácter puramente humano. Hay pasión, pero también hay sobriedad, por la tranquilidad que les da la consolidación de su relación.

Su fallo más palpable es su insatisfactorio final abierto, que en ningún momento es justificado por el desarrollo argumental (que es mínimo) y la correspondiente evolución de los personajes, dado su tremendismo y la necesidad que parecía tener de Martín Garzo de que ocurriera realmente algo llamativo en esta historia.

No obstante, una novela muy notable dentro de la literatura española contemporánea, con un perfil de personajes excelente, un adecuado tono lírico y calmado, aunque adolece de unas raíces narrativas más asentada y una proposición más clara de ideas. Una simple y bonita historia de amor, con todo lo que eso conlleva.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...