Michel Houellebecq, ahora artista plástico

El polémica escritor galo ha inaugurado una exposición de sus fotografías en un centro de arte contemporáneo de París.

michel

La trayectoria literaria del escritor francés Michel Houellebecq (Saint-Pierre, La Reunión, 1956) ha ido siempre acompañada por la polémica. Es un caso de esos intelectuales que no dejan indiferente a nadie, o se le admira o se le desprecia. A ello han contribuido sus puntos de vista alejados de lo políticamente correcto y la mala opinión que tiene del llamado Mayo del 68.

Sin embargo, lo que casi ningún crítico discute es la calidad de su obra. Ésta se inició en 1994 con ‘Ampliación del campo de batalla’, novela que fue comparada nada menos que con ‘El extranjero’ de Camus. Tras ella, publicó ‘Las partículas elementales’, que vino a confirmarlo como escritor de altura.

No en balde, ésta fue considerada el mejor libro publicado en Francia en 1998 y obtuvo los premios Noviembre y Nacional de las Letras para autores noveles. Seguidamente, vino ‘Plataforma’, quizá su primer gran escándalo por ser considerada islamófoba y por sus opiniones sobre la explotación sexual en el Tercer Mundo. En fin, con ‘El mapa y el territorio’ logró el Premio Goncourt y la distopía ‘Sumisión’ generó una nueva polémica al presentar a Francia convertida al Islám.

El caso es que Houellebecq se nos revela ahora como un artista multidisciplinar. Porque acaba de inaugurar una exposición de sus fotografías en París con el título de ‘Rester vivant’ o “Seguir vivo” (igual, por cierto, que uno de sus libros de ensayo). La muestra tiene unas dimensiones importantes pues ocupa 18 salas del Palais de Tokyo.

En cuanto a las imágenes, fueron tomadas durante sus viajes como vía de documentación para sus novelas. En consecuencia, revelan la misma visión del mundo que sus obras literarias y podrían sintetizarse como un retrato de las ruinas de la civilización europea. Así, entre las fotos, abundan las de iglesias abandonadas, las fábricas convertidas en escombros o decadentes gasolineras. También hay lugar, sin embargo, para aquello que provoca distracción a la sociedad actual: centros comerciales o urbanizaciones turísticas.

Vía: ‘El País’.

Foto: Mariusz Kubik.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, media: 5,00 de 5)
5 5 1
Loading ... Loading ...