Óscar Hijuelos, primer hispano en ganar el Pulitzer de Ficción

Autor de la famosa ‘Los reyes del mambo tocan canciones de amor’, murió repentinamente mientras jugaba un partido de tenis.

Óscar Hijuelos

Los emigrantes de origen iberoamericano tienen, en la actualidad, una mejor posición en Estados Unidos que hace unas décadas. Incluso los candidatos a la Presidencia del país se preocupan de ellos en sus campañas electorales. Pero no siempre fue así. De hecho, hace unas pocas décadas eran vistos poco menos que como intrusos. Por eso, ganar el Premio Pulitzer a la Mejor Obra de Ficción en aquella época y perteneciendo a ese grupo social resultaba muy meritorio.

Y así lo hizo Óscar Hijuelos (Nueva York, 1951-2013), hijo de emigrantes cubanos, con la novela ‘Los reyes del mambo tocan canciones de amor’, más tarde llevada al cine por el director Arne Glimcher con Armand Assante y Antonio Banderas como protagonistas. Ayer trascendió la noticia de su repentina muerte mientras jugaba un partido de tenis.

Claro que Hijuelos no era un emigrante al uso, ya que se crió en Manhattan y estudió en el prestigioso City College neoyorkino. Tras desempeñar varios trabajos, el éxito de su primera novela en 1983 le permitió consagrarse a la Literatura. Era un relato autobiográfico titulado ‘Nuestra casa en el fin del mundo’ y con ella recibió el Premio Roma poco después. Pero la consagración le llegaría en 1989 con la citada ‘Los reyes del mambo tocan canciones de amor’, galardonada con el Pulitzer al año siguiente. Este reconocimiento tuvo, además, un efecto colateral: abrió camino para la difusión de otros autores hispanos como Francisco Goldman, Sandra Cisneros o Julia Álvarez.

La novela narra la peripecia de los hermanos César y Néstor Castillo, llegados a Nueva York en los años cincuenta y que, tras desempeñar diversos oficios, se convirtieron en figuras de las salas de baile con sus ritmos latinos. Pero también es la crónica de la vida de la gran urbe en una época en que la música procedente del sur causaba verdadera sensación en todo el país.

Óscar Hijuelos

Pese a su relativa asimilación a la cultura estadounidense, Hijuelos refleja en estas obras la problemática de los emigrantes iberoamericanos. Como él mismo, la mayoría de sus personajes no son recién llegados pero, aun así, deben enfrentarse a la adaptación a una cultura que no es la suya mientras, al tiempo, intentan conservar su propia identidad racial. Tras Los reyes del mambo, el novelista publicó ‘Las catorce hermanas de Emilio Montez O’Brien’, centrada en un hispano que consigue triunfar en el cine, ‘Las navidades del señor Ives’ y ‘La emperatriz de mis sueños’, protagonizada por una cubana que busca el triunfo en Nueva York. Por su parte, en ‘Una sencilla melodía de La Habana’, recorrió el camino inverso, pues su personaje principal, Israel Levis, es un compositor que regresa a Cuba tras sufrir cárcel en una Francia ocupada por los nazis. A través de una pegadiza canción, asistimos a los recuerdos del protagonista, especialmente su enamoramiento no correspondido por la hechizante Rita Valladares, reina de los escenarios habaneros en los años veinte.

Todas estas novelas constituyen un excelente corpus narrativo que Hijuelos completó, en una suerte de trayectoria circular, con ‘Bella María de mi alma’, en la que recupera la figura de María García y Cifuentes, la hermosa mulata que protagonizaba la canción principal del repertorio de los reyes del mambo. Finalmente, en 2011, publicó ‘Pensamientos sin cigarrillos’, un libro de memorias. En suma, a la calidad de su obra Hijuelos, que también era profesor en la Universidad de Duke, añade el valor de haber sido quién abrió la puerta del éxito en las letras norteamericanas a otros narradores hispanos. Descanse en paz.

Fuente: ‘El Mundo’.

Fotos: Guillaume Baviere y Carine 06.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...