Richard Ford, Premio Princesa de Asturias de las Letras 2016

El estadounidense es el creador de Frank Bascombe, protagonista de varias novelas que diseccionan a la sociedad norteamericana contemporánea.

rchard

En los últimos años, no ha asumido el jurado del Premio Princesa de Asturias de las Letras demasiados riesgos. Basta mirar los nombres de los galardonados en las ediciones más recientes para comprobarlo: Philip Roth, Antonio Muñoz Molina, John Banville y Leonardo Padura, todos ellos autores tan consagrados como reconocidos por crítica y público, mucho más que los ganadores del Nobel en ese periodo (Mo Yan, Alice Munro, Patrick Modiano y Svetlana Aleksiévich).

Y parecen haber decidido continuar por esa línea, ya que el galardonado con el premio asturiano en la presente edición es igualmente un novelista veterano de fama internacional: Richard Ford (Jackson, 1944), perteneciente a la misma generación que Tobías Wolff o Raymond Carver y con quienes ha sido vinculado por lo escueto del estilo de todos ellos.

Por otra parte, tiene enorme mérito que Ford se dedique a la Literatura, pues hasta la mayoría de edad no había leído prácticamente nada debido a la dislexia que padecía (él mismo ha confesado que es lento para leer). Pero ello ha provocado un rasgo positivo de su obra: también escribe despacio y es muy cuidadoso. De ahí que su carrera, iniciada en 1976 con ‘Un trozo de mi corazón’, no cuente con demasiados títulos: apenas siete novelas y -eso sí- un buen número de cuentos magistrales. Entre las primeras, ‘La última oportunidad’, una historia sobre narcotráfico ambientada en México, e ‘Incendios’ o ‘Canadá’, dos relatos sobre el paso de la adolescencia al mundo adulto.

No obstante, quizá lo que ha dado más fama a Ford sea su personaje más repetido: Frank Bascombe, protagonista de ‘El periodista deportivo’, ‘El Día de la Independencia’, ‘Acción de gracias’ y ‘Francamente Frank’. Escritor de vocación y corresponsal de deportes de profesión, Bascombe es un hombre preso de una apatía que le ha hecho acumular fracasos pero también asumir una filosofía pragmática basada en el vivir día a día. Lo conocíamos en la primera novela citada con 38 años, un matrimonio que salió mal y abrumado por la muerte de su hijo.

En ‘El Día de la Independencia’, por su parte, había cambiado de profesión convirtiéndose en agente inmobiliario y se le veía preocupado por Paul, su hijo adolescente. Finalmente, en ‘Acción de gracias’ lo hallábamos enfermo y reflexionando sobre la vida. En cuanto a ‘Finalmente Frank’, viene a ser una suerte de epílogo con 4 relatos narrados por el periodista. Realmente, es Bascombe un personaje magnífico. Inteligente, desencantado, irónico y casi siempre políticamente incorrecto, con él recorremos las últimas décadas de la historia estadounidense. De hecho, las novelas que protagoniza constituyen un magnífico fresco de la sociedad norteamericana de ese periodo.

Ford, quien ha reconocido su sorpresa inicial por recibir el Princesa de Asturias, ya ha confirmado que vendrá a recoger el premio y ha señalado que aprovechará para concederse unas vacaciones durante las cuales piensa visitar las montañas de Asturias y, seguramente, también tierras de Andalucía. Esas declaraciones nos han servido así mismo para enterarnos de que está trabajando en un libro de memorias sobre su padre al cual ya ha titulado ‘Entre ellos’.

Vía: ‘El Periódico’.

Foto: ActuaLitté en Wikimedia.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...