Sergio del Molino describe la vida de su hijo antes de morir en “La hora violeta”

Sergio del Molino presenta en su nueva obra, el último año de vida de su propio hijo Pablo, en un texto cargado de emociones.

Sergio del Molino

La hora violeta es la impactante obra del escritor y periodista Sergio de Molino, en la que cuenta dolorosamente el último año de la vida de su hijo Pablo, al que diagnosticaron un tipo raro de leucemia. Una carta de amor de un padre a su hijo en la que relata el paso por el mundo del pequeño, haciendo una obra emotiva, realista y conmovedora en la que trata de transformar el dolor en amor.

Al igual que Francisco Umbral en Mortal y rosa, Joan Didion con Noches azules o Isabel Allende en Paula, Sergio del Molino ha querido hacer un homenaje a su hijo fallecido para “romper el tabú y el silencio”.

Para mí es importantísimo escribir, dar nombre a mi hijo, porque, si no, sería su segunda muerte, a la que no estoy dispuesto. Quería dar forma narrativa a todo lo que había vivido y transformar esa rabia en amor”, explicaba el autor, negando que se trate de una obra terapéutica.

El libro comienza con una cita de Mortal y rosa: «Si supieras, hijo, desde qué páramo te escribo, desde qué confusión de lágrimas y ropas, desde qué revuelta desgana«. Una cita estremecedora en la que el escritor pone de manifiesto su intención al escribir la obra.

«Cuando estaba en el hospital, pensé mucho en el libro de Umbral, que leí cuando tenía 18 años. Después de la muerte de Pablo, me atreví a leerlo de un tirón de nuevo y comprendí que lo que no había entendido en su momento dolorosamente lo entendía ahora«. «Comprendí todos los silencios, las elipsis que están llenas y saturadas de dolor. Cuándo él habla de los hospitales, del pelo de su hijo, me identificaba con él: me sentí muy acompañado«, explica el autor, que ha utilizado también los silencios para omitir los detalles escabrosos de la terrible circunstancia.

En La hora violeta, Del Molino transmite la angustia de un padre que se siente impotente ante la muerte de un hijo y la imposibilidad de evitarla, y cómo esta situación cambia su vida para siempre.

Una obra intensa en el que el dolor se muestra sin contemplaciones, pero también con momentos de distancia e incluso ironía. “Si no fuera así, te mueres”, indica el autor.

Quería ser un escritor frívolo, pero he acabado siendo un escritor intenso porque ya no puedo hacer otra cosa, ya no puedo hacer chistes. Se me acabó mi carrera de frívolo. De hecho, estoy escribiendo otra novela con tintes autobiográficos«, concluye.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...