Trelles Paz reconoce que la situación en Latinoamérica le forzó a reinventar la novela negra

Diego Trelles Paz ha presentado su nueva obra “El círculo de los escritores asesinos”, y habló de la novela negra en América Latina.

El círculo de los escritores asesinos, de Diego Trelles Paz

La trágica realidad latinoamericana durante las pasadas décadas, protagonizada por gobiernos dictatoriales apoyados por fuerzas de seguridad represoras, obligaron a reinventar las normas de la novela negra en este territorio, donde las fuerzas del orden eran los villanos, según explicó el célebre escritor peruano Diego Trelles Paz.

En una entrevista con la agencia Efe, con motivo de la presentación del libro “El círculo de los escritores asesinos”, Diego Trelles citó que “Ya en el 73 (el escritor mexicano) Carlos Monsiváis decía que la novela policiaca no era posible en América Latina”.

De esta idea Trelles partió para escribir otro de sus libros, un ensayo sobre una historia policiaca llamada “atípica” que se publicará en Latinoamericana próximamente y en España el próximo año.

Según este escritor, inventar una novela policiaca dentro de Latinoamérica es muy complejo, motivo por el que los novelistas se ven obligados a reformular los postulados del género.

Trelles, doctor en literatura hispanoamericana reconoció en su discurso que “En una típica novela policial que sigue la fórmula vamos a encontrar que se resuelve el enigma y el criminal o asesino va a ser encontrado culpable y pagar por ello. ¿Cómo adaptar eso en nuestras realidades latinoamericanas donde probablemente eso no ocurra si es que el culpable es alguien con dinero, con poder?“.

La tradición dictatorial de América Latina, a épocas no muy lejanas, causaba incluso la confusión en la sociedad, a tal extremo que el pueblo no era capaz de diferenciar entre las fuerzas de la ley o el protectorado, confundiendo a este último con los torturadores, los asesinos o los que hacen desaparecer a las personas, explicaba de forma contundente el doctor.

Motivos por lo que la novela policial, “se ha ido adaptando a la realidad latinoamericana y se ha seguido produciendo“.

El escritor reconoció que a la hora de escribir sus novelas tomó como ejemplo a destacados novelistas como Roberto Bolaño, Guillermo Pilia o los mexicanos Jorge Ibargüengoitia y Vicente Leñero, ya que estos se acercaron a la novela policial “para subvertirla, para darle una vuelta de tuerca“, inventando novelas con estructura policiaca, pero sin llegar al género negro.

Según Diego Trelles, estos escritores cambiaron el modelo clásico “hard boiled” estadounidense, el género detectivesco propio de Dashiell Hammet y que posteriormente fue imitado por Raymond Chandler o Ross Macdonald.

En el ‘hard boiled’ y la clásica británica, más allá de que el detective sea un ‘outsider’, un mujeriego, un alcohólico, al final restituye el status quo. ¿Cómo hacemos en unos países donde esa figura es inverosímil? Eso significó un reto para muchos autores“, razonó el novelista peruano.

Expuso también que fue una época en la que los escritores intentaban rehuir del filtro de la censura, declarando que durante la dictadura en Argentina el orden simbolizaba lo que consideramos delincuencia, violencia, la tortura y lo criminal.”Los detectives en la ‘hard boiled’ son un desastre, pero no son corruptos. Aquí, lo primero que serían es corruptos”, satirizó.

Sin embargo, el escritor también reconoció que a pesar de la existencia de estos novelistas atípicos, también existen en América Latina otros que sí se encuentran más cerca a la novela negra clásica, autores como Leonardo Padura o Paco Ignacio Taibo.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...