William Ospina cierra su trilogía sobre la conquista de la Amazonia

El escritor colombiano William Ospina, ganador del XVI Premio Internacional de Novela Rómulo Gallegos en 2009, ha celebrado una reunión con las prensa para dar a conocer la publicación de su nueva novela, “La serpiente sin ojos”, con la que da fin a trilogía sobre la conquista de la Amazonia; “libros que acontecen en el siglo XVI pero que son historias contemporáneas”, considera el autor.

portada la serpiente sin ojos

La fuente de inspiración que llevó a la escritura de trilogía por Ospina, después de un par de década sobre la investigación del tema, fue el poema de Indias del sacerdote y poeta Juan Castellanos, que refleja el clima, la fauna y la artesanía de la Amazonia durante el siglo XVI, del que Ospina quedó prendado.

El autor ha reconocido a los periodistas que la trilogía, inicialmente, fue un ensayo sobre el poema de Castellanos, en el que basó sus tres novelas. Después de tantos años profundizando en el tema de la conquista amazónica, el autor aún duda: “No se si fue la conquista la que civilizó a América, o en realidad se barbarizó la Europa conquistadora”.

Mientras que la primera novela, “Ursúa”, trataba sobre la guerra y la segunda, “El País de Canela” narraba aventuras ésta última publicada, es una historia de amor: Pedro de Ursúa tiene el corazón dividido entre la guerra y la preciosa Inés de Atienza. Su compañero de viaje al Amazonas, Lope de Aguirre, acabará rebelándose contra la monarquía española y su propio amigo, Ursúa, en la desembocadura del Río Negro.

Éste final es equiparado por Ospina al de César del capitolio: “Ursúa, atravesado por las espadas de todos sus amigos”, menciona el autor.

Ospina también ha destacado el estilo de esta tercera parte “los hechos son verbales y dialogan muy bien con la imaginación” y como ahonda la trilogía completa en un tema conocido desde épocas remotas: las pasiones humanas; Ospina cuenta que “Las pasiones humanas siempre son las mismas, en cualquier siglo. La literatura nos permite reconstruir las pasiones pasadas mediante preguntas en el presente, y como no, son las pasiones actuales las que nos ayudan a averiguarlas”.

Ospina, ha concluido con una petición a la sociedad, alegando que “el diálogo es muy frágil”: que toda ella se implique en el proceso de paz iniciado en Colombia, cuyo comienzo será un acuerdo con el Gobierno, muy necesario después de todas las guerras sufridas que han marcado el “ser” del país.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...