Los últimos días de Anne Frank

Anne Frank dejó escrito en su diario los mayores horrores del régimen nazi. Sin embargo, también trató los aspectos más sencillos de la vida de una chica de trece años. Su familia tuvo que trasladarse a Ámsterdam, donde vivió oculta durante dos años. Allí comenzó a escribir sobre la vida de los refugiados que la acompañaban. Tras ser descubiertos, fueron llevados a diversos campos de concentración, donde ella y su hermana murieron de fiebre tifoidea.

Un cúmulo de casualidades hizo posible que hoy conociésemos el verdadero horror del régimen nazi, visto a través de los ojos de una niña judía. El documento que nos dejó Anne Frank es uno de los más desgarradores de la Segunda Guerra Mundial. Con apenas trece años de edad, la joven Frank dejó escrito el día a día de una familia judía perseguida por los nazis, escondida en un viejo edificio. Si nadie le hubiera regalado aquel diario, hoy Anne Frank sería una víctima más del genocidio perpetrado por los nazis. Si la pareja que protegió a la familia hubiera entregado el diario a la gestapo, hace tiempo que el diario de la joven Anne se hubiera convertido en cenizas. Si Anne, en vez de volcar sus sentimientos sobre el papel se hubiera dedicado a vivir con angustia sus últimos años de vida, nadie hubiera podido conocer a la auténtica Anne Frank.

Escultura en homenaje a Anne Frank

La ocupación nazi hizo que la familia de Otto Heinrich Frank y Edith Hollander, como así se llamaban sus padres, tuviera que trasladarse a Ámsterdam. Allí, se refugiaron en un escondrijo, junto a uno de los canales de la capital holandesa. Estuvieron ocultos durante dos años, hasta que un informador holandés los delató. Entonces fueron trasladados a diversos campos de concentración, de los cuales el único que sobrevivió fue el padre de Anne Frank. Anne y su hermana, Margot, murieron de fiebre tifoidea poco antes de culminar la guerra.

En aquella época la vida de los jóvenes no era como la de los de hoy en día. Vivir en tiempo de guerra nos lleva a nuestros límites. Anne vivió escondida los mejores años de su vida, cuando comenzaba a entender lo que significaba vivir. Su primer amor lo halló en el escondite holandés. Peter se llamaba el chico, que también compartía escondrijo con la familia Frank. Al no tener una amiga íntima, todos sus pensamientos los relataba en su diario, al que había bautizado como Kitty, en alusión a una compañera de estudios. Muchos de sus escritos iniciales van dirigidos a amigos de la escuela, lo cual evidencia que Anne era una chica sociable. Sin embargo, la política antisemita de los nazis la fue apartando más y más de la vida pública, hasta relegarla a un agujero. Anne Frank nos dejó escrito sus últimos años de vida, pero también dejó un documento crucial para conocer el dolor y el sufrimiento que causó el nazismo en Europa.

Foto: psd

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...