La vida de Charles Dickens

Charles Dickens fue uno de los grandes novelistas británicos del siglo XIX. Su infancia fue dura. Con su padre en la cárcel, aprendió a vivir separado de su familia y a trabajar desde muy temprana edad. Más tarde comenzó a escribir como cronista político, lo cual le valió una gran fama. Esto le sirvió para desarrollar su faceta como escritor, por la cual actualmente le conocemos.

Charles Dickens, uno de los mejores novelistas del siglo XIX, tuvo una dura infancia. Nacido en Portsmouth en el año 1812, Dickens vivió durante sus primeros años en Londres. Allí no tuvo, lo que se puede decir, una educación convencional. No fue hasta los nueve años de edad cuando ingresó en una escuela privada. Es bien conocido que fue una persona autodidacta, aunque estudiase cultura en la escuela de William Gile y realizase el graduado en Oxford. Su padre había sido encarcelado por deudas y, por aquel entonces, su familia tenía la posibilidad de acompañarlo en la celda. Dickens fue acogido en una casa de Little College Street, aunque acudía todos los fines de semana a la cárcel para ver a su familia.

Charles Dickens

Con la grave situación familiar que le rodeaba, pronto se puso a trabajar. Empezó pegando etiquetas en botes de betún, en una fábrica londinense. Allí permaneció hasta después, incluso, de que su padre saliese de la cárcel. La situación económica de la familia Dickens era paupérrima y, ni siquiera, la herencia de la abuela paterna del escritor sirvió para sacarlo de la fábrica. Durante el siglo XIX el proletariado europeo vivía tiempos convulsos. Pasó una primera mitad de siglo en situaciones de pobreza extrema, lo cual vivió directamente el joven Dickens. Charles, que nunca perdió su pasión por la lectura, utilizó sus vivencias para escribir. Siempre le apasionó la escritura, la cual no hubiera sido la misma sin la dura infancia que le tocó vivir.

Después de trabajar en la fábrica, estuvo empleado como taquígrafo judicial en el bufete de los procuradores Ellis & Blackmore. Un año después comenzó su carrera como periodista, llegando a ser cronista parlamentario para la publicación True sun. Su buen hacer como escritor le valió para que el periódico Monring Chronicle le contratara como periodista político. Desde entonces, serían famosas sus crónicas literarias sobre los debates parlamentarios y las campañas políticas. Estos trabajos los fue combinando con su carrera literaria, la cual le dio gran reputación. En sus libros plasmó la sociedad británica como él la entendía.

Su infancia tuvo un peso decisivo, por ejemplo, en la escritura de su obra más famosa, David Copperfield. En la segunda mitad del siglo XIX una serie de desgracias marcaron su vida: la muerte de su padre, su hermana y su hija, la separación de su mujer, o el accidente ferroviario de Staplehurst, del que salió ileso. Charles Dickens murió en 1870 en tras sufrir una apoplejía. Dos años antes había sido recibido por Victoria I, una gran aficionada a sus escritos.

Foto: William Powell Frith

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...