John Dos Passos, una personalidad viajera

Todos los miembros de la Generación Perdida norteamericana fueron grandes viajeros pero, probablemente, John Dos Passos se lleva la palma. Presente en las dos Guerras Mundiales, en la Civil española o en los juicios de Nüremberg, puede considerársele testigo de los grandes hechos del siglo XX.

Los miembros de la llamada Generación Perdida norteamericana, grupo de escritores en el que se incluye a Ernest Hemingway, William Faulkner, Francis Scott Fitzgerald o John Steinbeck, entre otros, tenían en común varios de los rasgos que permiten calificarlos como grupo literario.

Pero, además, tenían otro muy agudizado: su espíritu viajero. Casi todos ellos pasaron por el París de la ‘Belle Epoque’ y algunos vivieron la Primera Guerra Mundial en el mismo frente.

Foto de Manhattan

Una vista de Manhattan, barrio neoyorkino donde se desarrolla la principal novela de Dos Passos

Sin embargo, probablemente el más inquieto en este sentido –junto a Hemingway– haya sido John Dos Passos, autor de una de las mejores novelas norteamericanas del siglo XX: Manhattan Transfer, narración de personaje colectivo en la que la verdadera protagonista es la deshumanizada ciudad de Nueva York.

Nacido en Chicago en 1896, en el seno de una familia de origen portugués, durante sus primeros años de vida Dos Passos vivió con sus padres en distintos países hasta que, en 1912, se asentaron definitivamente en Estados Unidos.

Tras estudiar en la Universidad de Harvard, viajó a España con objeto de estudiar la arquitectura de la época musulmana. Estando en la Península ibérica, estalla la Primera Guerra Mundial y Dos Passos se traslada a Italia, donde se alista voluntario en el cuerpo de ambulancias. Más tarde sería destinado a Francia.

Vuelto a Estados Unidos, en 1927 es encarcelado por defender públicamente a los anarquistas Nicola Sacco y Bartolomeo Vanzetti, que iban a ser ejecutados. Por entonces, propugnaba unos ideales socialistas que se vinieron abajo poco después, cuando visitó la Unión Soviética.

Durante la Guerra de España regresó a la península con objeto de rodar, junto a Hemingway, un documental que iba a llevar por título La tierra española. Por entonces desapareció su amigo y al tiempo traductor de sus obras, José Robles Pazos, a manos de los servicios secretos soviéticos, un hecho que le haría romper definitivamente con toda veleidad comunista y, de paso, perder la amistad del autor de El viejo y el mar.

Por esos años, Dos Passos ya había enviudado de su primera esposa, Kate Smith, que murió en un accidente de tráfico. Volvería a casarse en 1949 con Elizabeth Holridge, de quién tendría una hija, Lucy.

Con la Segunda Guerra Mundial, se convirtió en acerbo crítico del nazismo y, acabada la contienda, ejerció como periodista en los juicios de Nüremberg. Aún tendría tiempo a ser investigado durante la famosa ‘caza de brujas’ del senador Mac Carthy. Dos Passos murió en 1970.

Fuente: El Ortiba.

Foto: Manhattan: Loretahur en Flickr.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...