Rudyard Kipling, cantor del Imperialismo británico

No deja de ser curioso que el máximo panegirista del imperialismo británico sea un poeta nacido en la India. Se trata de Rudyard Kipling, magistral autor de El libro de la selva y cantor de las gestas británicas allende los mares. Su inmensa popularidad facilitó que se le otorgase el Premio Nóbel de Literatura en 1907.

 

No deja de resultar curioso que el máximo defensor en el ámbito de la literatura del imperialismo británico –como todo el mundo sabe, el más cruel que jamás haya existido- fuera un poeta nacido en la India.

Si bien es cierto que este hecho se produjo por accidente, pues su padre era un pintor inglés que trabajaba como superintendente del Museo de Lahore y, con tan sólo seis años fue enviado a estudiar a Inglaterra.

Foto de Batemans House, propiedad de Rudyard Kipling

Batemans House, propiedad de Rudyard Kipling

Nos referimos a Rudyard Kipling (Bombay, 1865-1936), autor mundialmente conocido por su magistral Libro de la selva pero también por poemas que reproducían el lenguaje militar y exaltaban las conquistas de la Inglaterra victoriana, como La carga de la brigada ligera.

Eran éstas composiciones que hacían las delicias de los británicos, encantados de sentirse importantes allende los mares. Y es que Kipling era un profundo patriota que creía firmemente que Gran Bretaña estaba llamada a cumplir una misión civilizadora en tierras lejanas y a ser, por tanto, un gran imperio.

Ello no es óbice para que el escritor sintiera profundamente también su lugar de nacimiento, al que regresó en 1882 para dedicarse al periodismo. Por entonces, publicó sus primeras obras literarias, concretamente un libro de poemas satíricos y de circunstancias titulado Departmental ditties (algo así como Cantinelas departamentales) y un volumen de relatos breves, Cuentos simples de las colinas.

Pero sería más tarde cuando se convertiría en el poeta por excelencia de la Inglaterra victoriana y sus inquietudes imperialistas, con obras como Canciones del cuartel o Las cinco naciones.

En 1892, Kipling se instaló en Vermont (Estados Unidos), tras contraer matrimonio con la neoyorkina Caroline Starr Balestier. Fue precisamente en esta época e influido por Jack London cuando escribió la obra que le daría fama universal y que es, para la crítica, lo mejor de su producción: El libro de la selva y su continuación El segundo libro de la selva, que reflejan una sana exaltación de la vida primitiva y en contacto con la Naturaleza.

Es en estas obras juveniles, en efecto, donde Rudyard Kipling alcanza las más altas cimas creativas. Es inolvidable la figura de Mowgly, ‘el cachorro humano’, que hoy puede ser considerado uno de los personajes míticos de la literatura universal.

En 1896, el escritor regresó a Inglaterra, instalándose con su esposa en Surrey, donde viviría hasta su muerte encumbrado en su gran fama. En 1907, se le otorgó el Premio Nóbel de Literatura.

Fuente: Kipling.org.

Foto: Batemans House: Neville 10 en Flickr.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...