‘Cita con Rama’ de Arthur C. Clarke

‘Cita con Rama’ es una de las novelas más destacadas de Arthur C. Clarke, ganadora de los premios más Hugo y Nebula. Ambientada varios siglos en el futuro, las alarmas saltan cuando se detecta un asteroide de un tamaño jamás visto, con una trayectoria que cruza el Sistema Solar en dirección al Sol.

Primera edición de 'Cita con Rama'

Primera edición de 'Cita con Rama'

Se suele adjudicar el mote de “visionario” con mucha ligereza pero es innegable que Arthur C. Clarke, muerto el año pasado, lo era. Un apasionado de la astronomía desde joven, Clarke vivió a caballo entre la ciencia y la literatura, descollando en ambas. Entre sus logros están el haber diseñado un sistema de satélites de telecomunicaciones, ser nombrado Caballero de la orden del Imperio Británico y recibir un premio de la UNESCO por su labor divulgadora.

La faceta suya que nos concierne ahora es la de autor de ciencia-ficción. ‘Cita con Rama’, una de las novelas más destacadas de la bibliografía de Clarke, fue publicada en 1972 y ganó los dos premios más importantes del género, el Hugo y el Nebula. Ambientada varios siglos en el futuro en un Sistema Solar completamente colonizado, las alarmas saltan cuando se detecta un asteroide de un tamaño jamás visto, con una trayectoria que cruza la galaxia en dirección a su corazón el Sol.

Bautizado Rama, el asteroide revela ser aún más insólito de lo esperado. Su forma es perfectamente cilíndrica y su velocidad de rotación es superior a la de ningún objeto espacial conocido. La nave Endeavour consigue aterrizar en Rama para realizar una misión científica contra-reloj y realiza tres descubrimientos que cambian para siempre la historia. Uno, que Rama es un objeto hueco; dos, que en su interior contiene un mundo, completo con su propio sistema gravitacional; tercero, que todo ello ha sido diseñado sin asomo de duda por una avanzada inteligencia alienígena.


Rama, el mundo cilíndrico que surca el universo con sus secretos a buen recaudo, es el protagonista absoluto de la novela. Los personajes humanos empequeñecen ante su grandiosidad y sus esfuerzos por resolver el misterio no hacen sino incidir en su incapacidad de abarcarlo. Como suele ocurrir en Clarke, los personajes humanos ocupan el segundo puesto. Sus caracterizaciones, salvo algunas excepciones, son muy elementales. Lo justo para mostrar como diferentes formas de personalidad se enfrentan a los interrogantes cósmicos, meollo de la reflexión de Clarke.

Arthur C. Clarke

Arthur C. Clarke

Este mundo-astronave, esta arca como lo define un astronauta religioso, es fuente tanto de alienación como de maravilla. Clarke hace un gran trabajo explicando cómo es plausible que Rama sea capaz de alojar incluso un mar cilíndrico que recorre sus paredes curvas, debido a distintos niveles de presión gravitatoria. Pero no descuida lo que de demencial tendría esto para el hombre que pusiera el pie en ese mundo: que el cielo sobre su cabeza fuera la misma tierra que pisa. La narración se ocupa en extenso de las reglas físicas propias de Rama y los esfuerzos cada vez más fútiles de los hombres por adaptarse a ellas.

Cuánto más vamos descubriendo de Rama, más nos cuesta comprenderlo. Es una forma de administrar el suspense. Las referencias antropocéntricas poco a poco fracasan. En su primera observación los astronautas descubren agrupamientos de edificios y les dan el nombre de ciudades terrícolas. Pero cuando las alcanzan descubren que no tienen nada que ver con un habitat. Incluso la vida surge en el aparentemente muerto Rama, pero como un híbrido orgánico y mecánico. Los astronautas, para identificar a los seres de Rama, tienen que llamarlo como animales terrícolas.

Paralelos a la misión científica en Rama discurren los debates académicos y diplomáticos de la comisión de expertos y embajadores del Sistema Solar. El aspecto político está manejado con un punto de ironía. Mercurio, la colonia más próspera, le preocupa que Rama se posicione más cerca del sol que ellos y les robe su posición estratégica en la Galaxia. Eso les llevará en última instancia a amenazarlo unilateralmente. Como en cualquier gran descubrimiento, los aspectos extra-científicos no quedan al margen.

Un último aspecto a valorar es el de la dimensión espiritual. Únicamente uno de los personajes lo plantea abiertamente, pero las alusiones son sutiles y constantes. ¿Qué mueve a Rama, con qué designio fue creado, y qué lugar ocupa el hombre en él? El libro termina resaltando la obsesión religiosamente familiar de los ramanes con el número tres. El propio Clarke apunta a una interpretación abierta sobre los interrogantes cosmológicos en su dedicatoria. La idea de Rama surgió, nos cuenta, cuando subió “las escaleras de los dioses” en los templos de Sri Lanka.

Descarga el libro gratis a través de Quedelibros.com

Imágenes: Wikipedia

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...