El Eternauta

El Eternauta, la brillante obra de Héctor Germán Oesterheld, el genio de la historieta argentina. La historia de ciencia ficción más afamada de la historia del comic.

“Éramos Robinsones que, en lugar de quedar atrapados en una isla, estábamos aislados en nuestra propia casa, no nos rodeaba el océano, pero sí la muerte” Juan Salvo, El Eternauta

El Eternauta es una de las más aclamadas historias de ciencia ficción del comic. Durante 50 años fue leída por millones de personas alrededor del mundo. La historia trata el tema de las invasiones extraterrestres y el caos de no saber qué está pasando. Es catalogada dentro de la ciencia ficción, pero otros hablan del género fantástico, ya que pone en escena un factor extraño en una realidad cotidiana.

Héctor Germán Oesterheld nació en Buenos Aires en 1919 fue un guionista de historietas y de cuentos, a partir de su obra, en especial El Eternauta, cimentó el prestigio que mantendrá por siempre. Hoy, a 30 años de su presumible muerte sigue siendo el más respetado historietista de la historia de Latinoamérica.

Cinemisterio fue la publicación donde fueron llevados al dibujo por primera vez los guiones del genio rioplatense. En 1951 comenzó su relación profesional con el dibujante italiano Hugo Pratt radicado en la Argentina. Pratt vivió varias vidas, dicen algunos, ya que nacido en un pequeño pueblito, y criado en la bellísima y mítica Venecia, se dedicó a viajar alrededor del mundo. Sus vivencias en esos viajes dieron cuerpo y alma a Corto Maltés, su personaje más recordado, el marino-pirata italiano-gitano cuyos recorridos van desde Oceanía hasta Buenos Aires y de la estepa Rusa hasta Stoneheadge.

Juntos Pratt y Oesterheld publicaron las aventuras de Ernie Pike, un corresponsal de guerra norteamericano que nos muestra lo mejor y lo peor que puede despertar la guerra del alma humana; Ticonderoga, una historia sobre indios bajo la conquista blanca en el siglo XVIII; y Sargento Kirk, una historia western sobre un desertor del ejercito norteamericano en la época de los indios y los vaqueros.

Estas historietas fueron impresas en Frontera (1957 a 1961) y en Hora Cero (1957 a 1963), dos publicaciones excelentes de Oesterheld en las que dio a luz a muchos de sus personajes. Justamente en 1957 en la revista Hora Cero Semanal se comenzó a publicar El Eternauta con dibujos de Francisco Solano López.

La primera relación entre ellos dos fue en 1955 cuando Solano López suplantó como dibujante Campani en Bull Rocket la historieta guionada por Oesterheld publicada en la revista Misterix.

El Eternauta comienza con el mismo Oesterheld representado en papel escribiendo un guión en su estudio cuando misteriosamente se materializa en la habitación un hombre que se presenta como Juan Salvo, el Eternauta, y le comienza a contar la historia al atónito oyente que nos transmite la historia.

Esa historia que cuenta Salvo comienza en su casa un día normal cuando jugaba al truco (un juego de cartas argentino) con sus amigos Favalli, Polski y Lucas; también estaban Elena, su esposa y su hija Martita. Repentinamente un grito interrumpe su partida. En la calle la gente se está muriendo espontáneamente. Empiezan a mirar por la ventana que da a la calle y ven cómo del cielo están cayendo copos de una nieve fosforescente. Frente al caos y la muerte, Polsky se desespera y corre escaleras abajo para salir a la calle, gritando que debía ir a su casa con su mujer y sus hijos. A pesar de que los amigos intentan detenerlo Polsky y se larga a correr. Salvo y sus compañeros de cartas traban la puerta por dentro al tiempo en que ven caer muerto a su amigo tras el contacto con esa extraña nieve

Así comienza una aventura de supervivencia frente a la incertidumbre de no saber qué está ocurriendo, así descubren la nieve mortal. Salen a la calle en trajes de buzo a caminar por las calles buscando supervivientes, luego de hacer herméticos sus garajes para entrar y salir sin contaminar la casa.

Con el transcurrir de la historia descubriremos que la nieve fue el primero de los ataques de exterminio de una raza alienígena, que los protagonistas llamarán “los manos” (porque sus manos tienen muchos más dedos que los humanos y mucho más largos) que están tomando los lugares más significativos de la ciudad de Buenos Aires como base de su invasión. Los supervivientes de la nieve se juntan y se arman con el propósito de formar un ejército para recuperar la ciudad.

El Eternauta fue y será la obra más grande de la historieta Argentina y una de las más respetadas del mundo.

En 1976 Oesterheld y Solano López hicieron El Eternauta II cuya historia tiene por protagonistas a Juan Salvo, a Elena, a Martita y nuevamente a Oesterheld. Se ubica en un futuro lejano donde algunos sobrevivientes todavía se enfrentan al “ello” (los verdaderos protagonistas de la invasión).

Con los Años se publicaron muchas historietas sobre El Eternauta hechas por otros guionistas y dibujantes en homenaje al ya desaparecido Oesterheld. Entre ellas podemos nombrar El Eternauta Tercera Parte de Ongaro y Oswal, El Eternauta Odio Cósmico de Muñoz y Barreiro, El Eternauta El Mundo Arrepentido sí dibujado por Solano López y guionado por Pablo Maiztegui y otra de esta dupla -que se publica actualmente- llamada El Eternauta El Regreso que deja mucho que desear a los fanáticos.

Por otro lado en 1969 Oesterheld publicó con dibujos de Alberto Breccia, uno de sus más afamados colaboradores una nueva versión del Eternauta en la revista Gente, que dejó de publicarse de improviso. Tenía un contenido político mucho más marcado; por ejemplo, señalaba a las potencias mundiales como las culpables de la inminente caída de América Latina. El gobierno de turno no se sintió “muy contento” con la nueva versión que misteriosamente dejó de publicarse… digamos.

Igualmente Oesterheld y Breccia publicaron juntos durante muchos años. Historias como Sherlock Time donde un jubilado y un investigador recorren el tiempo descubriendo misterios, o Mort Cinder donde un anticuario entra en un mundo de misterios en los que conoce al temible inmortal que da nombre a la historieta.

En 1977 Héctor Germán Oesterheld fue secuestrado y desaparecido por las Fuerzas Armadas durante la dictadura argentina en la ciudad de La Plata junto a sus cuatro hijas. Dicen que fue asesinado en 1978 después de 8 meses de desaparición que seguramente implicaron cientos de horas de tortura. Por llevar una vida comprometida con la realidad nacional y de toda Latinoamérica se convirtió en uno de los treinta mil desaparecidos.

Este Poster es un dibujo histórico que el dibujante Félix Saborido hizo en 1983, cuando se retiro el gobierno militar y volvió la democracia a la Argentina. En él vemos a los personajes de Oesterheld pidiendo por su autor.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...