El Exorcista: Horror y Puré de Garbanzos

Reagan es una niña de 13 años normal, pero un día comenzará un viaje extraño para tortura de su propia madre. Será poseída por el demonio. La película de terror más exitosa de los 70’s

Cuando hablamos de películas de terror, no podemos evitar nombrar El Exorcista, La Profecía y El Resplandor. Por varias razones, primero porque resultaron superexitosas, y fueron de lo mejor que se logró en el cine en muchísimos años. Esto pensando en que el cine de terror de los 80s fue malo en todo sentido, salvo alguna mínima excepción.

Otra de las razones es que las tres películas tienen algo en común que es tan importante como el resto del argumento. Es que en los 70’s se inventó algo que más adelante sería uno de los puntos de más alto nivel de horror en un film: los niños. La inclusión de un infante que es, no solo el atemorizado, sino el foco del terror. En el Exorcista es una chica poseída, en La Profecía es un niño que se presume que es el hijo del diablo y en el Resplandor es un niño que ve fantasmas y otras cosas que no deberían estar allí.

Tanto el Exorcista, como la Profecía, tuvieron un éxito rotundo y fueron seguidas a lo largo del tiempo por secuelas, y finalmente Remakes o precuelas. Que a su vez también tuvieron un relativo éxito de taquilla.

El Exorcista fue estrenada en 1973, bajo el ala directiva de William Friedkin y está basada en una novela de William Peter Blatty que lleva el mismo nombre. Blatty además colaboró en la realización del guión cinematográfico.

La historia comienza cuando Reagan McNeil (Linda Blair), una niña de 13 años empieza a sentirse mal, y a tener reacciones bastante diferentes a su tranquilidad y dulzura general. Comenzó a actuar de maneras muy extrañas, llegando a asustar o desconcertar a los demás, llegando a un grado de incomodidad importante. Como por ejemplo cuando, durante una fiesta que daba su madre (la famosa actriz Ellen Burstyn) y Reagan bajó las escaleras vestida con su camisón de dormir y se acercó al piano, donde se habían juntado a cantar los invitados, y miró a uno de los presentes y le sentenció “tu vas a morir allí arriba” y luego se orinó encima, frente a todos.

Su madre, Chriss McNeil, una actriz muy conocida que está filmando una película en el centro de la ciudad, lleva a la niña en una larga epopeya através de diferentes hospitales, sin que ningún médico pueda darle una respuesta. Su hija ahora tiene reacciones violentas e insulta fieramente a sus doctores, como nunca se había portado. Finalmente los médicos la quieren derivar a un psiquiatra, porque nadie encuentra nada malo en a niña físicamente. Pero el punto donde Chriss ya no pudo entender más nada sobre su hija fue cuando escuchó gritos y golpes que salían de su pieza y entró corriendo y la vio amarrándose a las sábanas de una cama que flotaba en el aire temblando y golpeando contra el piso. Los médicos le dijeron que era normal que la niña temblara…

La situación cada vez se pone peor hasta el punto en que la niña le habló con una voz de ultratumba y le arrojó encima utilizando la mente como si fuera un brazo interminable, todos los muebles de la habitación, tratando de matarla. Y el peor momento fue cuando el hombre a quien Reagan había hablado en la fiesta, de manera tan oscura y drástica, se quedó solo en la casa para cuidar a la niña mientras la ama de llaves iba a comprar medicina. El hombre fue encontrado con el cuello torcido, con la cabeza mirando hacia atrás en las escalinatas de la calle que se veían desde la ventana de la habitación de Reagan, debió caer de allí.

Ese fue el punto donde el padre Karras (Jason Miller) y el Padre Merrin (Max Von Sydow) acudieron a la residencia McNeil a rechazar al demonio que se alojaba dentro del cuerpo de Reagan. El monstruoso ser decía ser el mismísimo diablo y no solo un demonio más, mientras se masturbaba con una cruz y maldecía. Otras dos famosísimas escenas de la niña poseída son la parte en que Un cura la bendice y esta le vomita una sustancia verde y viscosa en la cara (que en los comentarios del director, de la versión en DVD nos cuentan que era puré de Garbanzos y que lo largaba una manguerita a presión al lado de la boca de Reagan), y otra parte en la que, también en presencia de los curas, Reagan hizo rotar todo su cuello, hasta tener toda la cabeza mirando hacia atrás, como si fuera un búho, y como si fuera el muerto.

El padre Merrin era mundialmente conocido como uno de los últimos exorcistas del Vaticano, ese antiguo ritual medieval para expulsar en nombre de dios a un ser demoníaco de un cuerpo poseído. Pero este demonio lo supo combatir bien y lo terminó por matar, el padre Merrin era un hombre viejo, cansado y abatido por una afección cardíaca. Al final, el padre Karras agarró a la niña y la miró a los ojos y le dijo al demonio que lo tomara a él, que él estaba dispuesto. Y cuando este ser entró en el cuerpo del cura, éste, antes de perder el control se arrojó por la ventana de la habitación de Reagan y cayó unos cuantos metros para luego rodar por unas largas escaleras quedando muerto allí.
Unos días después los McNeill se mudaron, y Reagan nunca recordó nada de lo sucedido.

Los Otros Exorcismos

En 1977 apareció la primera secuela, llamada El Exorcista II: El Hereje, que cuenta una historia posterior, en la que Reagan McNeill, con 16 años es nuevamente atacada por el demonio, a quien ahora nos presentan como un antiguo espíritu chamánico africano maldito llamado Pasuzu. Es una historia muy interesante y tiene muchas cosas muy jugadas en cuanto a lo visual y lo guional, pero para ser una buena película, deberían haberle sacado el título El Exorcista y cambiarles los nombres a los personajes.

Luego, en 1990, William Peter Blatty decidió darle la secuela que se merecía a su querido Exorcista, y así fue como llegó al mundo del cine como director por segunda y última vez en su carrera para realizar El Exorcista III. Este film es extraño porque es bueno y es malo a la vez. La historia está genial y todo el argumento. Pero hay un hueco enorme en el guión: El Exorcista. Esta película trata sobre Pasuzu y el Padre Karras, que no murió, pero deambula por un manicomio hace años. Está basado en el libro de Blatty Legión. El hueco que les decía es porque, como salido de la nada, aparece un cura con su equipo de exorcismos y entra en el manicomio, sin ninguna explicación, nunca nos terminan de presentar el personaje siquiera.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...