El hombre en el castillo

El hombre en el castillo es la más grande ucronía escrita hasta el momento. ¿Qué habría sucedido si los nazis ganaban la Segunda Guerra Mundial? En esta obra de Philip Dick, podrás averiguarlo.

"El hombre en el castillo"

Dentro de la literatura existe un género llamado ucronía, que generalmente pertenece a la rama de la ciencia ficción. Si bien se han escrito muchas obras, “El hombre en el castillo” es considerado la que definió el estilo. Escrita por Philip K. Dick y publicada en 1962, es una novela histórica alternativa (ucronía), pues nos narra algo que pudo haber ocurrido, de no acontecer la historia real. Es de destacar que esta obra fue galardonada con el premio Hugo a la mejor novela del año 1963.

Así es que nos centramos en Estados Unidos, país que junto a los Aliados, perdieron la Segunda Guerra Mundial contra Alemania y el Eje, creándose un poco entre las dos potencias dominantes, Alemania y Japón.

Estados Unidos quedaría dominado en su costa oeste por Japón, quien ganó la guerra del pacífico; el este por los alemanes, y el centro se conforma por Estados independientes. Al mismo tiempo, Europa está dominada por Alemania, mientras que Japón conquista parte de Rusia y China, pese a tener como objetivo toda Asia y América.

Los nazis triunfan y continúa el exterminio de judíos y negros, en tanto avanzan tecnológicamente, los cuales llevan al país a ser la gran potencia mundial. Pese a lo que podemos pensar, esta Alemania no está liderada por Hitler, pues sufrió sífilis cerebral, sino por Martin Bormann, quien morirá en el transcurso de la obra y comenzará una dura lucha entre Goebbels y Heydrich por ser el nuevo canciller.

Philip K. Dick

Dentro de la novela también tenemos otra ucronía, pues todos los personajes leen una alternativa a la historia real (en la que ellos viven), donde los aliados ganan la guerra pero Inglaterra derrota (o derroca) a Estados Unidos como potencia económica, quedando como superpotencia. Esto es tras una breve Guerra Fía que ofrecen los dos países.

Además, se mezcla el I-Ching (libro de los cambios), al que Dick culpó de la obra, especialmente en aquellos fragmentos que a él no le han gustado, y esto se debería a que lo utilizó para seguir el argumento del mismo.

Estas ucronías nos permiten hacer una revisión de la Historia al mismo tiempo que imaginar cómo sería el mundo actual de haber ocurrido lo que en ella se narra. Al mismo tiempo vemos un duro juego de traiciones, engaños y mentiras, como así disputas de poder y un mundo totalmente nuevo que nos costaría trabajo imaginar.

Imagen Philip K. Dick: Wikimedia Commons

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...