La nave de un millón de años y Los inmortales

Christopher Lambert fue quien protagonizó la película “La nave de un millón de años” y tres años después fue Poul Anderson quien escribió la novela titulada con el nombre de “Los inmortales” enriqueciendo la historia.

nave espacial

Christopher Lambert fue quien protagonizó la película “La nave de un millón de años” y tres años después fue Poul Anderson quien escribió la novela titulada con el nombre de “Los inmortales” enriqueciendo la historia. Anderson aporta a través de su novela un entramado de personajes con la temática de la evolución del hombre haciendo una reflexión filosófica. Pero que sea reflexiva, no significa que sea aburrida ya que está escrita de una manera fácil de leer, tanto que sin darte cuenta recorres una ficticia historia de la humanidad llegando hasta el futuro.

Esta historia se diferencia de todas las otras novelas de ciencia ficción por estar protagonizada por unos humanos que poseen la cualidad tan deseada de no envejecer.

Gracias a estos personajes recorremos la historia de la humanidad y así pasan a ser, como dice el propio libro, “viajeros a través del tiempo”. Estos seres, sin embargo, tendrán que afrontar difíciles situaciones durante el entramado de la historia ya que sufrirán todas las catástrofes acontecidas en la Tierra a lo largo del tiempo y tendrán que soportar la presión del resto del mundo.

Estos seres inmortales son en la narración una seres no entendidos por el resto de la humanidad, por lo que tendrán que cambiar de domicilio y de localización en forma constante, ocultar su identidad, y todo mientras recorren el mundo buscando a más persona con la misma capacidad de ser inmortales. Encontrarse con otras personas como ellos les hará sentirse más comprendidos y aceptados.

Toda la novela está escrita bajo los detalles históricos que Anderson ha cuidado y así leeremos escenas situadas en el siglo III a.C. hasta el siglo XX, donde siempre estarán presentes los protagonistas inmortales, cualidad que parece ser una preparación para el hombre.

La estructura del libro está dividida entre pasado y futuro, siendo el número de páginas destinadas a los hechos históricos del pasado mucho mayores que las del futuro, la cual se nos puede quedar corta ya que la descripción de los hechos y el desarrollo de la historia resulta más forzoso. Cabe destacar que el único personaje real que aparece en la novela es el Cardenal Richelieu.

Lo que sí consigue Anderson es crear una historia llena de fantasiosos detalles sobre la genética y las mutaciones que sufren estos seres inmortales, que se sienten rechazados hasta que finalmente pueden llegar hasta las estrellas donde la tan deseada aceptación llega.

En términos generales, podemos decir que se trata de una buena novela con puntos más flojos por los repetitivos capítulos del principio y por la falta de detalles del final.

A pesar de todo ello y a sus similitudes con la película “La nave de un millón de años”, “Los inmortales” es una de las novelas de más éxito de Anderson que merece ser leída.

Imagen: odiseo laertiada en Arte y Fotografía

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...