Las Brujas no existen, pero que las hay, las hay

La Hora de las Brujas, una novela de Anne Rice, la escritora de Las crónicas vampíricas, llevadas al cine en dos oportunidades: La entrevista con el Vampiro y La Reina de los Condenados. Esta vez nos trae una novela sobre la historia de una familia de brujas a lo largo de los siglos

Viejas sin dientes vestidas de negro concentran sus miradas en el centro de su caldero de hierro mientras con una pala de madera podrida revuelven el contenido viscoso y fétido. Narices largas y aguileñas, llenas de verrugas; altos sombreros de punta; gatos negros, búhos enjaulados, y frascos llenos de ojos de sapo, alas de murciélago y lenguas de ratón; una fría y húmeda caverna llena de alimañas que les da cobijo a estas tres Brujas.

Así son las hechiceras que conocemos por los cuentos de hadas y las películas de Disney pero ¿por qué quedarnos con esa imagen? ¿Qué es una bruja?

Las brujas, según la sabiduría popular, no son otra cosa que mujeres ruines con poderes sobrenaturales recibidos mediante un pacto con alguna entidad terriblemente poderosa como El Diablo o los dioses paganos. Vuelan por los aires montando escobas y practicaban la magia negra, se juntaban en aquelarres donde adoraban al diablo y fornicaban con demonios. Obviamente, esta definición está fuertemente teñida por una concepción propia de la Europa medieval. No hablamos de otra cosa sino de una creencia fomentada para marcar el rol “peligroso” de la mujer y condenar su sexualidad. En Galicia se las llamaba Bruxas o Meigas, y todos los 23 de junio se festeja la Verbena de San Juan donde se hace un conjuro para espantar a las brujas llamado Queimada.

La Caza de Brujas

En 1184 en el sur de Francia se fundó la primera institución para la supresión de la herejía en Europa, se llamó la Santa Inquisición. La Iglesia Católica, con los siglos fundó muchas más sedes, empezando por España, en el reino de Aragón en 1249. Y durante el siglo XV y XVI la corona española llevó la Inquisición a territorio americano.

El primer fin de la Inquisición fue controlar a los Cátaros que estaban en contra de muchas políticas eclesiásticas y de algunos de sus valores.

Pero ese no fue ni por casualidad el final, sino todo lo contrario: el comienzo del período más negro de la historia europea, que se pasó a llamar la Edad Oscura, o el Oscurantismo Medieval.

Durante siglos el Tribunal de la Santa Inquisición y los Santos Oficios juzgó y mandó a la hoguera o al cadalso a cientos de miles de personas por el solo hecho de pensar diferente, o verse diferente, o haber nacido malformados, o haber dicho algo cuando nadie esperaba una palabra. Cualquier hecho que fuera en contra de las normas establecidas por la iglesia era suficiente para que la persona fuera acusada de ser bruja o hechicero, o sátiro, o mismo un Demonio. Y por derecho divino de protegerse a si mismos contra el mal enviaban al fuego personas inocentes de cualquier mal.

No solo eran asesinados a sangre fría en la plaza pública frente a toda la ciudad o todo el pueblo como elemento de control de masas, sino que antes de matarlos se los obligaba a confesar ser herejes y seguidores de Satanás, mediante torturas interminables.

Anne Rice

Nacida en 1941 en Nueva Orleáns, Estados Unidos, es una escritora que cultivó lo que se conoce como género gótico. Todos sus libros fueron best-sellers. Se dedicó durante muchos años a escribir relatos sobre vampiros. La Entrevista con el Vampiro, basada en el primer libro de su saga que nos cuenta la historia de dos amantes vampiros en Nueva Orleáns en la época de la colonia. Lestat el vampiro rubio y carismático (Tom Cruise en la película) y su querido Louis (Brad Pitt en el film), el terrateniente que perdió a su esposa y hermano y se vio sumido en una depresión terrible. Sus ganas de morir atrajeron la atención del vampiro que lo convirtió en su compañero durante más de 70 años. Y La Reina de los Condenados, que nos cuenta cómo Lestat (esta vez Stuart Townsend haría el papel) se convierte en el siglo XX en un cantante de rock Glam y despierta con su música a una antigua diosa vampírica, la vampiro original.

La escritora también se dedicó a la literatura erótica sadomasoquista con el pseudónimo de Anne Rampling y A. N. Roquelaure.

En 1994 publicó La Hora de las Brujas, el libro con el que empezaría la saga Mayfair, al que le siguen: Lasher, y El Último de los Taltos.

La Hora de las Brujas cuenta la historia de una antigua familia de brujas, las Mayfair. Está relatado de una manera magistral, ya que cambia muy de lleno el esquema tradicional de los best-sellers. La historia no es lineal ni por casualidad. Primero nos enteramos de hechos presentes, luego empezamos a entrar en las historias pasadas mediante el folclore y las historias de vecinos y conocidos de la familia Mayfair. Más adelante, al estilo de Drácula, de Brahm Stoker, conoceremos el pasado más antiguo de la familia mediante crónicas de investigadores de lo paranormal. Para por fin volcarnos nuevamente al presente y continuar la saga.

El libro se trata sobre la historia de Rowan Mayfair, una médica de California que navegaba en su barco y vio a un hombre en el agua. Rowan lo rescató, y aunque estaba clínicamente muerto logró devolverle la vida. Michael Curry, el ahogado, dice recordar haber estado muerto, y esta experiencia lo marcaría de por vida. Durante los siguientes meses que pasó en un hospital recuperándose empezó a tener experiencias paranormales. Comenzó a manifestarse en él el poder de tomar la memoria de los objetos y personas con solo tocarlos; cada vez que sus dedos tocaban algo una cascada de imágenes ahogaban su cerebro, viendo a la primera y última persona que habían tocado ese “algo”, y otras cosas más específicas. Con el tiempo Michael logra ubicar a Rowan y se enamoran perdidamente. Juntos descubren la verdadera historia de Rowan Mayfair. Los padres de Rowan en realidad la habían adoptado y viajaron hacia el oeste. Su familia proviene de Nueva Orleáns, Louisiana. La madre de Rowan, Deirdre, fue autista durante muchos años de su vida; los vecinos cuando pasaban por la puerta de la fabulosa mansión Mayfair la veían – siempre custodiada por la tía Carlota y sus hermanas- sentada en el porche de la casa con la mirada perdida. Muchos sospechaban que algún misterio escondía. La madre de Deirdre fue Antha, ella se reveló contra los designios familiares y se suicidó arrojándose de la azotea de la mansión Mayfair en el Garden District de Nueva Orleáns. Por la descripción de la mansión y por la zona en la que está ubicada podemos decir que Anne Rice se basó en su propia casa.

Al mismo tiempo que la historia transcurre, en otra parte, en Europa, estudiosos de todo el mundo se reúnen en el castillo de la Talamasca en Lóndres.

La Talamasca es una organización británica que hace cientos de años se dedica, de manera dogmática al estudio de fenómenos paranormales tales como brujas, demonios y vampiros. Entre los textos de la Talamasca Michael Curry conoce por primera vez la historia completa de la familia de brujas y comprende por fin el porqué de su poder.

El expediente cuenta como en el siglo XVII Suzanne, una bruja, entra en un círculo de piedras sagradas en Bretaña y convoca a un poderoso espíritu al que obliga a servirle eternamente. Su hija Deborah se casó con un noble de apellido Mayfair, esta sería la primera bruja de la familia en tener contacto con la Talamasca.

Con los años generación tras generación, las Mayfair hicieron crecer su poder y acudieron siempre a su espíritu “amigo” a quien llamaron El Impulsor.

A Deborah le siguen Charlotte, luego Jeanne Louise, que se mudó a Santo Domingo (hoy en día Haití), más tarde Angelique quien llevo a la familia al continente y se asentó en Nueva Orleáns, después Marie Claudette y su hija Margarite.

Margarite fue una bruja en el sentido más usual de la palabra, se dedicó a castigar a sus hijos y a su madre durante años. Tuvo dos hijos, el fantástico Julien que a los 3 años ya sabía mucho más que sus propios padres y Katerine, que nunca sería mucho más que una pobre idiota. Estos dos engendraron a Mary Beth, madre de Stella quien daría a luz a Antha, madre de Deirdre, madre de Rowan.

El Impulsor es un espíritu poderoso, y vale la pena tenerlo de aliado y nunca en contra, Julien fue uno de sus mayores estudiosos. Pero ¿qué es un espíritu sin un cuerpo? Se siente vacío. Quiere un cuerpo, quiere ser un ser vivo, y es capaz de hacer lo imposible por conseguirlo, incluso traicionar a sus amadas brujas.

El Impulsor por fin enfrenta a las brujas Mayfair en su máxima potencia y logra introducirse en el embrión que engendraron Rowan y Michael. Con el poder de siglos logra acelerar su gestación y nace en una sola noche para luego escapar secuestrando a Rowan, ahora su madre y su próxima amante.

A pesar de tenernos en vela y completamente alterados por el suspenso durante más de mil ochocientas páginas, el libro termina dejándonos deseosos de más, dejándonos con un final abierto con un alevoso continuará. Tal como esta nota…

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...