Los últimos relatos inéditos de Bradbury acompañan al otoño de la ciencia ficción

Previo a su fallecimiento el pasado mes de Junio, Ray Bradbury, autor de Fahrenheit 451, envió al editor de la revista “Strand” el último contrato que llegó a firmar. En él constaba un acuerdo para publicar en una revista un cuento navideño escrito por él y que ya tienen listo para publicar.

Ray Bradbury

Previo a su fallecimiento el pasado mes de Junio, Ray Bradbury, autor de Fahrenheit 451, envió al editor de la revista “Strand” el último contrato que llegó a firmar. En él constaba un acuerdo para publicar en una revista un cuento navideño escrito por él.

Un par de meses antes de fallecer, Bradbury había consentido escribir una obra para la revista que su amigo Andrew Gulli editaba en Michigan y pese a que el acuerdo al que habían llegado era informal, Gulli no supo de él en varios meses. “Estaba recogiendo el correo y abrí un sobre en el que encontré la firma de Ray en el contrato”, explicó Gulli a la agencia AP.

La historia que Bradbury redactó para “Strand” se titula Querido Santa y es un relato que narra la historia de un niño de 12 años a quien Santa rechaza sentar en sus rodillas en plenas navidades. Cuando el niño se aleja de su lado, despechado, encuentra a otro hombre con unos claros ojos azules y un gran tamaño, que el hacen pensar que él es el verdadero Santa.

El cuento está escrito con un vocabulario sencillo y sin engaños. “Por raro que parezca, cuanto mayor se hacía Ray, menos paciencia tenía para los adjetivos y más esquelético se volvía su estilo, lo cual es un sueño para un editor”, indicó Gulli, que está acostumbrado a ver cómo muchos autores al envejecer llenan sus historias de detalles rebuscados que hay que suprimir posteriormente. Querido Santa aparecerá en el número 38 de la revista, que se publicará el próximo mes.

Otra de las publicaciones que han sido una sorpresa para los seguidores de Bradbury, ha sido El libro y las mariposas, una declaración de amor del autor a la literatura. Con sólo tres páginas, el escritor le dedica todo su afecto a los libros y les da las gracias por todo lo que contribuyeron a su imaginación.

Esta última historia ha servido para la introducción de la última edición de Las mejores lecturas americanas no requeridas, una colección de relatos que el escritor Dave Eggers ayuda a editar a algunos estudiantes. Según Eggers, son los estudiantes los que eligen qué persona quieren que escriba la introducción de su libro. En este caso eligieron a Bradbury, que para sorpresa de Eggers, aceptó. “Su introducción era por supuesto maravillosa, llena de júbilo. Falleció un par de semanas después de habérnoslo enviado”.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (3 votos, media: 2,00 de 5)
2 5 3
Loading ... Loading ...