Prisioneros, de Walter Greatshell

Walter Greatshell nació en los Estados Unidos en el año 1962, se trata de un artista gráfico que también ha encontrado la forma de desarrollarse dentro del campo literario, sumamente reconocido por sus novelas de terror ya que ha aprendido a dominar perfectamente bien el género, creando situaciones que estresan y dejan perplejo al lector que se ponga en la piel de sus personajes.

Prisioneros, segunda parte de Agente X

El escritor norteamericano también trabaja como periodista, es ilustrador a modo freelance y mucha experiencia como periodista. La primera de sus novelas que fue traducida al idioma español es la que lleva el nombre de «Agente X», en el pasado año 2010. De forma más reciente ha dado luz al último de sus trabajos literarios, la novela titulada «Prisioneros» un relato de terror del bueno que promete helar la sangre de los seguidores de éste tipo de material de lectura.

La novela nos ubica en la Costa Este de los Estados Unidos, zona que ya ha sido completamente devastada por la plaga que no deja sobreviviente a la vista y que amenaza de forma permanente a los pocos que hasta el momento han conseguido escapar al contagio. La plaga desde que surgió no ha hecho más que expandir su dominio borrando todo tipo de pensamiento racional, esperanza o fe sobre la supervivencia humana.

Lejos de la costa se encuentra un submarino nuclear que ha sido reacondicionado para guardar en su interior a una tripulación de supervivientes que surcan las oscuras aguas con esas formación que presenta más de doscientos metros de eslora. Entre los pocos a bordo se encuentra Sal DeLuca, que ya vivió lo suyo en su huída del agente X, y ahora se encuentra en la misión de volver a tierra para conseguir comida y suministros que los hagan durar algunos meses más.

Al llegar a la costa la tripulación se topará con una brigada de mercenarios que aparentemente resultan cordiales, lo que el marino a la fuerza no sabe aún es que está a punto de enfrentarse a nuevos horrores en la orilla y a todo un motín que se está preparando debajo del agua, el panorama parece volverse cada vez más y más negro para aquellos que logran mantenerse lejos de la peste pero ciertamente cada vez más cerca de la locura.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...