Soy Leyenda, Richard Matheson

soy leyenda el libroEl primer contacto que tuve con esta obra fue a través de la película de terror The Omega Man (El último hombre vivo) que se estrenó en 1971 con el rey de la escopeta, Charlton Heston como protagonista. Hace algunos días se ha estrenado un remake del filme titulado igual que la novela en la que se basa, cuyo protagonista es Will Smith, al que siempre recordaremos como el Príncipe de Bel Air. The Omega Man se desviaba un poco de la novela, puesto que los vampiros se convertían en seres fotosensibles, sin las connotaciones del libro. Los nostálgicos de Los Simpsons recordarán que un capítulo de la fantástica serie de dibujos se dedicó a esta novela. En 1964, Vincent Price interpretó al protagonista de Soy Leyenda en la producción italiana con el título original de L’Ultimo Uomo Della Terra. Matheson escribió el guión de esta adaptación pero, tras años sin llevarse a la pantalla, se reescribió debido a las presiones de la compañía productora, así que decidió aparecer en los títulos de crédito con el seudónimo de «Logan Swanson».

El libro de Richard Matheson (Allendale, Nueva Jersey, 1926) es una obra maestra del género de terror. Ya sólo la idea de quedarse solo en casa le parece terrorífica a más de uno, imaginad que sois la única persona viva en la Tierra, y además tenéis de vecinos a los «supervivientes» de una tragedia bacteriológica que se han convertido en seres de la noche y que intentan que seáis uno de ellos.

Los Ángeles, California, es el lugar elegido por el autor para situar la acción de esta novela en la que un hombre (Robert Neville) se consume entre su dosis de alcohol diaria, la caza de vampiros matutina y su propia defensa personal contra los demonios de la noche. Los flashbacks que aporta el autor permiten que la historia penetre aún más en nuestro interior y que la lucha y la desesperación de Neville se hagan nuestras.

En la obra se desarrolla la búsqueda de la razón por la cual los habitantes de la ciudad que no murieron se transformaron en vampiros, excepto él. Esto redunda en el propio carácter del protagonista, que lucha contra la desesperación y la incertidumbre que le consume al tratar de asumir una catástrofe extraordinaria, y que investiga la condición que le ha permitido seguir conservando su naturaleza humana.

Una peculiaridad que diferencia a ésta de otras novlelas de vampiros es que el autor se esfuerza en ofrecer una base científica para síntomas como la aversión al ajo, el ansia de sangre fresca, y la resistencia a balas, pero vulnerabilidad a estacas y luz del sol.

Una de las paradojas de la novela, y personalmente la que más me interesa, es la de que el protagonista es cazador de día y presa de noche. Cuando amanece tiene la costumbre, que no la necesidad o la obligación, de matar a cualquiera de las bestias nocturnas que se encuentra por la ciudad en su búsqueda de alimentos, y elimina sus cadáveres. Ni le beneficia ni le perjudica, porque existen muchos más seres vampíricos de los que puede exterminar. Sin embargo de noche se protege en su casa con ajos, detectores y armas porque sabe que ellos vienen a por él. La dualidad de sentimientos y situaciones que se plantean en nuestra vida diaria está perfectamente representada en el libro. Ni todo es blanco ni todo es negro, ni todo es gris. En cada ocasión en la que nos vemos obligados a decidir siempre existe la doble posibilidad de ser elegido o elector.

omegamanLa obra tiene más de una lectura y hay quien ve en ella la lucha entre la normalidad del mundo conocido y lo exótico del nuevo orden que se establece para los supervivientes. Neville intenta por todos los medios no ser como ellos pero, ¿es tan malo el cambio? ¿no será la naturaleza del vampiro la que tendrá éxito en la nueva Tierra? ¿Qué gana el protagonista con su lucha? De hecho ésta terminará con su muerte, tanto si es a manos de los vampiros como de otra forma. Finalmente Neville comprende el papel que debe asumir y así su historia retoma el sentido que ha buscado durante tanto tiempo. No importa tanto el destino del viaje sino conocer el camino.

Richard Matheson sirvió en el ejército de los EEUU como soldado de infantería en la Segunda Guerra Mundial, circunstancia que le inspiraría para escribir una novela en la que un ataque bacteriológico tiene como consecuencia la conversión de los supervivientes en seres vampíricos. En cualquier caso, es una magnífica novela que se hace corta. No dudéis en leerla si podéis, porque no decepciona en absoluto.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...