Ubik, Philip K. Dick

“La realidad es aquello que, cuando dejamos de creer en ella, no desaparece”. Con esta cita, Philip K. Dick implantó sus propias bases de lo que era para él el concepto de realidad.
Philip K. Dick (1928-1982) encontró en Ubik su más brillante novela, si bien es más conocido por sus relatos cortos y por su novela ¿Sueñan los Androides con Ovejas Eléctricas?, que inspiró la portentosa película de Ridley Scott Blade Runner. Siendo uno de los autores más prolíficos de la ciencia ficción, su obra ha servido de inspiración a una cantidad importante de películas, como El Show de Truman, eXistenZ, Desafío Total, Next, El Impostor, Paycheck, Matrix, Dark City, Abre los Ojos, Minority Report, A Scanner Darkly y la mencionada Blade Runner.

Ubik es su mejor novela porque es aquella en la que Dick pudo volcar todas sus obsesiones, y crear una atmósfera nunca antes vista, hipnótica, envolvente y extraordinaria.

En 1992, en una sociedad futura (teniendo en cuenta que la novela se escribió en 1969), es posible mantener a los fallecidos en un estado de semi-vida, criogenizados, pero capaces de comunicarse con los vivos. En este estado está la mujer de Glen Runciter, el presidente de una compañía de prevención contra el espionaje. Este espionaje se desarrolla por medio de personas con virtudes telepáticas, y tiene como mayor enemigo al maníaco Ray Hollis. Para solventar esto, recluta a una serie de personas con dones especiales, y confía a su empleado más leal, Joe Chip, a que se encargue de todo. En una emboscada que Hollis había hecho a Runciter en la Luna, se produce una explosión y Runciter muere. Joe Chip ordena a los demás a volver a la Tierra para criogenizarle rápidamente, antes de que sea demasiado tarde, y así no tener que hacerse cargo de la empresa. Mientras esto ocurre, empiezan a suceder, uno tras otro, acontecimientos a cual más extraño, como la caducidad de algunos productos, regresión, y progresivos ataques contra los miembros del grupo. La pregunta que cabe hacerse es: ¿está muerto Runciter o lo están todos los demás?


Tras este atractivo argumento, es necesario hacer una serie de puntualizaciones: el estilo narrativo no es lo más destacable de esta novela. Incluso podría tacharse de mediocre, si bien no es un detalle muy importante, porque es una novela de esas que tienen al lector embaucado, preso de sus líneas, y es lógico llegar al final con la boca abierta. Las lagunas argumentales son numerosas, y en algunos casos no pasan desapercibidas, por ejemplo todo lo que rodea al niño criogenizado Jory presenta demasiadas preguntas e incoherencias. Los personajes del despistado Joe Chip y el paternal Glen Runciter están estupendamente perfiladas, así como el de la joven Pat Conley, cuya ambigüedad es relevante durante todo el relato; no así el resto de personajes, que en algunas escenas parecen autómatas, presentando comportamientos y perfiles psicológicos absolutamente previsibles.

El ambiente de incertidumbre que crea Dick, logra que el lector ancalce una asombrosa empatía con los personajes principales, y esto es mayormente debido al increíble giro argumental propuesto: en las primeras páginas encontramos un convencional relato sobre guerras entre telépatas; tras la explosión en la que se hallan inmersos los personajes, aparece el concepto de realidad, se aborda la vida tras la muerte, la reencarnación, un triángulo amoroso, tensión a raudales, viajes en el tiempo, sucesivas muertes de los personajes al puro estilo Diez Negritos de Agatha Christie… y se tocan tantos temas que la novela resulta demasiado corta. Un argumento tan repleto de imaginación y originalidad no pasa de 250 páginas en la mayoría de las ediciones en español. Y se nota.


El final es lo más conseguido, sin duda, porque es tan abierto que puede haber tantas interpretaciones como lectores, y contribuye a la incertidumbre que propone Dick como principal motivo de su novela
. Puede verse Ubik como un remake de su novela Ojo en el Cielo, en la que también se encontraban realidades y mundos particulares, universos oníricos, y tambaleaba el concepto de realidad. Pero Ubik es mucho más. Da la sensación de que si Dick se hubiera tomado esta novela más en serio, podría estar hablándose de una de las mejores obras de la historia de la literatura universal. No en vano, y con sus defectos, la revista Time la eligió como una de las 100 novelas indispensables del siglo XX.

¿Qué es Ubik? A lo largo de cada capítulo se dan consejos publicitarios que insinúan qué puede ser Ubik. En la novela no se aclara con explicitud, sin embargo, es un elemento trascendental en las últimas páginas, de modo que uno puede controlar su destino con lo que parece ser un aerosol lleno de energía, de amor y de vida. La película Matrix (1998), bebe mucho de los temas de Ubik, aunque de forma no reconocida, y de la misma manera, preguntarse: ¿Qué es Ubik? es lo mismo que preguntarse ¿Qué es Matrix?
A modo personal, he de decir que Ubik enfocó completamente mi escasa trayectoria como escritor. Dick murió pronto, a los 54 años, víctima de su vida desenfrenada y su exagerada adicción a las drogas, seguramente con muchas ideas en la cabeza que lamentablemente no salieron a la luz. Pero si pudiera tenerle enfrente, le diría: “Ubik cambió mi vida”. Y acto seguido, no tendría nada más que decirle.

Aquí puedes leerlo gratis. 

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...