10 grandes personajes del teatro español

Nuestra dramaturgia es una de las más ricas e importantes del mundo. Criaturas como Celestina, don Juan Tenorio, Segismundo o Bernarda Alba así lo prueban.

teatro

Hay muy pocas naciones en el mundo que posean una dramaturgia tan rica como la española. Ni siquiera la inglesa aunque cuente con William Shakespeare la tiene. Porque, si bien éste es una gran figura, las letras británicas no pueden presentar la cantidad de autores «secundarios» que sí tiene nuestro teatro. Y es que, además de los Lope de Vega, Calderón de la Barca o Tirso de Molina, España posee a Guillén de Castro, Mira de Amescua, Moreto, José Zorrilla, Jacinto Benavente, García Lorca o Antonio Buero Vallejo. En fin, la nómina sería interminable.

Quizá la dramaturgia francesa, con Jean Racine, Pierre Corneille y Molière, pueda hacernos algo de sombra. En cualquier caso, nuestros dramaturgos han legado al mundo algunos de los mejores personajes del Teatro Universal. En este artículo, repasaremos una pequeña parte de ellos.

1. Celestina

Aunque la crítica todavía debate si encuadrar esta obra como novela o drama, no puede faltar en nuestra enumeración esta figura icónica de los escenarios españoles creada por el Bachiller Fernando de Rojas (durante años se ha discutido también sobre la personalidad del autor pero hoy éste es unánimemente reconocido). La alcahueta que con sus pócimas y sus malas artes lleva a la perdición a los jóvenes Calixto y Melibea es un personaje extraordinario.

2. Don Juan Tenorio

Si la anterior es una de las grandes creaciones de nuestro teatro, qué podemos decir del legendario e impío seductor, un auténtico mito literario. Quien primero nos habló de él fue Tirso de Molina (fray Gabriel Téllez, Madrid, 1579-1635) en ‘El burlador de Sevilla’ pero la obra que realmente ha pasado a la cultura popular es la de José Zorrilla y Moral (Valladolid, 1817-1893) titulada, precisamente, con el nombre del personaje. Valiente y atractivo pero también un egoísta que no repara en medios para conseguir sus fines amatorios, don Juan es, sin duda, una de las grandes creaciones de la Literatura Universal.

3. Segismundo

Protagonista de ‘La vida es sueño’, de Pedro Calderón de la Barca (Madrid, 1600-1681). Es un joven príncipe a quien su padre, el Rey Basilio, ha encerrado como a una fiera para evitar que se cumplan unos terribles augurios. Liberado posteriormente, se muestra cruel y es de nuevo encarcelado. Pero una revolución vuelve a darle la libertad y entonces actúa con cordura y sensatez. Su famoso monólogo es una de las cimas del Teatro Universal y, al tiempo, un ejemplo de la filosofía calderoniana.

4. Peribáñez

Realmente, citamos a este personaje de Lope de Vega (Madrid, 1562-1635) como ejemplo de tantos otros villanos como hay en nuestro teatro del Siglo de Oro capaces de defender su honra y, en definitiva, su dignidad frente al Poder. Buena muestra de ellos sería también el Pedro Crespo de ‘El alcalde de Zalamea (del citado Calderón) o el protagonista colectivo que ejerce el papel principal en ‘Fuenteovejuna’ del mismo Lope. Son criaturas que no aceptan los abusos de quiénes les mandan y, o bien piden Justicia al Rey, o en su ausencia la ejecutan por sí mismos.

5. Don Álvaro

Posiblemente el personaje más conocido del Romanticismo español. Creado por el duque de Rivas para su drama titulado, precisamente, ‘Don Álvaro o la fuerza del sino’, es un compendio de los rasgos característicos del héroe romántico: origen misterioso, valentía, apasionamiento y sumisión a un destino trágico. No en balde, este drama supuso el definitivo aldabonazo que asentó el Romanticismo en España.

don alvaro

6. Raimunda

Personaje central de ‘La Malquerida’, una de las mejores creaciones de Jacinto Benavente (Madrid, 1866-1954). Alejado del teatro comercial que éste cultivó en su madurez, se trata de un drama rural con regusto a la gran tragedia de la Grecia clásica y con indudables tintes regeneracionistas que emparentan al autor con los escritores del Noventa y ocho. Raimunda es una mujer fuerte que busca la verdad aunque pueda destruirla.

7. Max Estrella

El gallego Ramón del Valle-Inclán (Villanueva de Arosa, 1866-1936) tenía tan enorme talento literario que fue capaz de crear un nuevo género teatral: el «esperpento», una suerte de reducción grotesca al absurdo de la realidad con intención crítica. ‘Luces de bohemia’ fue el primero que escribió y su protagonista es Max Estrella, un gran escritor al que ya nadie presta atención -salvo su fiel don Latino de Hispalis- y desfallece en la miseria. Buena parte de su gran fuerza trágica reside en que está inspirado en una persona real: el escritor naturalista Alejandro Sawa (Sevilla, 1862-1909), amigo del propio Valle y de Rubén Darío que murió ciego y en la indigencia.

8. Bernarda Alba

Figura trágica creada por Federico García Lorca (Fuente Vaqueros, Granada, 1898-1936) como protagonista de una de sus mejores obras teatrales: ‘La casa de Bernarda Alba’. Esta mujer que, tras enviudar, decide vivir en el más riguroso luto e impone la misma conducta a sus hijas tiene influencias del personaje anterior. Pero Lorca poseía una mayor fuerza trágica que Benavente y construyó el gran drama de la España rural de su tiempo, con sus pulsiones sexuales y de violencia. Sin duda, Bernarda Alba es una de las grandes criaturas del teatro español del pasado siglo.

casa de bernarda alba

9. Don Mendo

No todo iban a ser figuras trágicas en esta lista. Este personaje creado por el gaditano Pedro Muñoz Seca (Puerto de Santa María, 1879-1936) atraviesa mil peripecias cómicas para lograr ‘La venganza de don Mendo’, obra perteneciente así mismo a un género inventado por su autor: el «astracán». Podría definirse éste como una pieza de humor en la que éste se logra a costa de habilidosos juegos de palabras, ripios en la versificación y, sobre todo, situaciones disparatadas que rompen incluso la verosimilitud. Don Mendo figura con letras doradas en la historia de la comedia española.

10.Yerma

Aún a costa de repetir autor, no podemos dejar de mencionar por su fuerza trágica a este otro personaje de Federico García Lorca. Protagonista del drama rural del mismo título, encarna la maternidad deseada y no conseguida (su nombre es de por sí significativo). Como otras grandes criaturas de Lorca, fue encarnada por la gran actriz Margarita Xirgu.

Desde luego, no es tarea fácil reducir a diez todo el amplio abanico de magníficos personajes que nos ha legado la tradición teatral española. Por fuerza, se han quedado muchos en el tintero y no queremos dejar de, al menos, mencionar a algunos. Así por ejemplo, la Mari Gaila que protagoniza ‘Divinas palabras’, del citado Valle-Inclán, el Dionisio de ‘Tres sombreros de copa’, con la que Miguel Mihura abre nuestro particular «teatro del absurdo», o los héroes existenciales de Antonio Buero Vallejo.

Vía: ‘ABC’.

Foto: Un tipo digital

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...