Antología de poemas de Manuel Altolaguirre

Es frecuente que, cuando coinciden un grupo de grandes poetas, aquellos considerados menores queden en un segundo plano, aunque -de haber nacido en otra época- serían creadores de primer orden. Esto es lo que le sucedió a Manuel Altolaguirre, benjamín de la ‘Generación del 27′, quién, de no haber coincidido con ella, hoy sería mucho más recordado, pues es un excelente poeta.

En todas las etapas áureas de la historia de la literatura, es frecuente encontrar el caso de grandes escritores que, a pesar de su calidad, han quedado relegados a un segundo plano ante el plantel de autores extraordinarios con quienes coincidieron.

Esto es lo que les sucedió a algunos de los integrantes de la ‘Generación del 27′, una de las más extraordinarias, en lo referente a poesía, de nuestra historia. Ante la brillantez y la calidad de un Lorca, un Salinas o un Aleixandre, pocos lectores recuerdan a Emilio Prados y Manuel Altolaguirre, quiénes –sin embargo- son dos excelentes poetas que, de haber nacido en otra época, habrían alcanzado mucha mayor relevancia.

Málaga, ciudad natal del poeta

Málaga, ciudad natal del poeta

Manuel Altolaguirre (Málaga, 1905-1959) es el benjamín del grupo del veintisiete, a muchos de cuyos miembros conoció en la Residencia de Estudiantes –en especial, a Buñuel, con quién haría gran amistad y colaboraría en alguna película-. Aparte de su obra creadora, es interesante su faceta de editor: junto al citado Emilio Prados, creó la revista ‘Litoral’, una de las más importantes de nuestras letras y en cuyas páginas publicaría gran parte de su obra los del 27. Por tanto, cabe atribuirle también el mérito de haber dado a conocer a muchos de sus compañeros de generación.

Como poeta, Altolaguirre canta al amor, la soledad o la muerte, con tonos románticos. Él mismo definió su obra como ‘hermana menor de la de Pedro Salinas’ y admitió, asímismo, como influencias a Gracilaso de la Vega, Juan Ramón Jiménez, Lorca y Alberti, entre otros.

Lejos de experimentos vanguardistas, es un poeta clásico, cuyo optimismo vital se traslada a su obra. En efecto su poesía es cálida y cordial, preñada de gracia andaluza. Muy distante, por tanto, de intelectualismos y preocupaciones filosóficas profundas. Y, si hay un componente destacable, éste es su musicalidad: el propio Cernuda destacó el ‘don poético de la melodía de su verso’ y ella es patente en todas sus composiciones, en las que –por otra parte- predomina el verso corto y las estrofas breves de raíz tradicional.

La Residencia de Estudiantes, cuna de la 'Generación del 27'

La Residencia de Estudiantes, cuna de la 'Generación del 27'

En suma, es Altolaguirre, a nuestro juicio, un muy estimable poeta, cuyo carácter de secundario –asumido por él mismo- tiene como única explicación el hecho de pertenecer a un grupo de poetas extraordinarios como pocas veces se han visto en país alguno. Pero, al margen de comparaciones, su íntima espiritualidad y su humanismo, unidos a la musicalidad y gracia andaluza de sus versos, le otorgan un lugar destacado en nuestra historia literaria.

Fotos: Málaga: ExileMan en Wikipedia | Residencia de Estudiantes: Ketamino en Wikipedia

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...