La gestación de Drácula

Un manuscrito del propio Bram Stoker conservado en el Museo Rosenbach de Filadelfia revela las ideas que el autor tenía para configurar su legendaria e imperecedera criatura y que finalmente desechó.

Drácula
A medio camino entre el mito de los vampiros transilvanos y la pura ficción literaria, Abraham Stoker (Clontarf, Irlanda, 1847-1912) creó uno de los personajes más destacados y populares de las letras universales: el conde Drácula. Todos conocemos a esta criatura de la oscuridad a través de la novela o de las versiones cinematográficas que sobre ella se han realizado.

Sin embargo, un manuscrito conservado en el Museo y Biblioteca Rosenbach de Filadelfia nos permite saber mucho más sobre su gestación como figura literaria en la mente del escritor. Se trata de un folio que ahora ha publicado el escritor y mago Jim Steinmeyer en su libro ‘¿Quién era Drácula?’

En esa hoja se hallan, de su puño y letra, las características que Stoker había planeado para su personaje. Así, podemos saber que, además de no poder reflejarse en los espejos, tampoco podría ser retratado por un dibujante. Incluso para ello había pensado incluir un personaje que lo comprobaría y cuyo nombre iba a ser Francis Aytown. Todo ello fue finalmente desechado.

Además, podemos enterarnos de que su nombre original no iba a ser Drácula sino Vampyr y que también pensaba introducir otro personaje en la obra, un experto en Física que ayudaría al doctor Van Helsing. Aunque todas estas peculiaridades no hubieran alterado la esencia del relato de Stoker, fueron eliminadas por éste en su redacción definitiva. Sin embargo, no dejan de resultar curiosas.

Fuente: ‘ABC’.

Foto: Marxchivist.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...