´El alma del vino de Charles Baudelaire´

Charles Baudelaire presenta al vino como el genio de la botella en su poema ´El alma del vino´, en un dialogo con el bebedor, haciéndole ver que es compañero inseparable de la cultura humana, incluso se halla presente en la religión y está dispuesto a concederle favores si se deja llevar por él y lo hace ingresar a su organismo mediante la bebida.

Charles Baudelaire (1821-1867) poeta romántico francés, uno de los primeros poetas malditos, cuyo arte no se toma tanto ya por provocación sino como recurso catártico para clarificar la lucha entre la conciencia del hombre y sus instintos, los que pueden conducirlo al mal. En su poema ´El alma del vino´, Baudelaire le da voz a esta bebida universal, comenta sus propiedades y efectos en el ánimo de los bebedores y recrea la leyenda del genio encerrado en una botella que concede deseos a quien la abre.

Baudelaire

Baudelaire

Baudelaire está considerado un romántico en camino a la modernidad, sus versos se adelantaron en contenido a los poetas contemporáneos suyos. El vino revela su ethos en el poema, ofrece conceder alegría, fraternidad, bienes para la familia, proclama su naturaleza divina, pues el texto alude al vino en homenaje a Dios en la misa. El licor juega con el sema de bebida espirituosa, haciendo aflorar un espíritu que resume su ethos, y está en dialogo con la cultura universal, pues está en varias ocasiones.

El genio de la botella: El vino ha sido liberado de la botella, una especie de prisión, nos recuerda la historia de Aladino y la lámpara maravillosa, por los deseos que promete cumplir este ser espiritual. El vino reconoce el trabajo de los labradores, como en la liturgia se dice que es ´fruto de la vid y del trabajo del hombre´; esto se debe a que Charles Baudelaire cita pasajes religiosos, bíblicos, a pesar que este escritor vivió un cristianismo en ruinas, no perdió la conciencia total de su fe.

El genio anuncia su labor productiva, genera los efectos deseados en los bebedores como fuerza, alegría, compañerismo, es vitalizador, está dispuesto a ser consumido por el paladar del hombre cansado que lo bebe como refresco a su jornada diaria, se sabe ideal para reuniones de domingo, día de descanso, incluso se sabe necesario como balance de la dieta humana, como si fuera una especie de tónico que acompaña las comidas, pero con la ventaja de tener un sabor agradable, fresco y dulce.


El vino quiere salir de la botella y aún de la bodega, que siente fría para ingresar al pecho del hombre, alegrarlo y fusionarse con su ánimo. El vino reposa varios años en cavas para mejorar su sabor, de allí la imagen del encierro del genio de la botella. El vino añejo ingresa al hombre comunicando el pasado al presente, se sabe que cuanto más añejo el vino más pardusco es, así está más próximo a ser bebido. Cuanto más añejo el vino más costoso y exclusivo es, el vino aquí es más asequible.

Las propiedades del vino: Las virtudes del vino están enumeradas en este poema, son muchas, está vinculado a la naturaleza, por su origen en la siembra, tiene carácter divino y sagrado en la tradición judeo cristiana, es una bebida tonificante, cambia el ánimo, puede llevar a la alegría, aunque por estudios psiquiátricos, el trago también es depresor, o puede contribuir a incrementar la pena del bebedor, si bebe solo y contrariado por su vida. Baudelaire tuvo momentos de alcoholismo y de opiómano, los refiere mucho.

Retrato del autor

Retrato del autor

Los poetas beatniks proclamaron la ebriedad como condición necesaria de desapego de los sentidos, para lograr la iluminación, que creían conseguir, aunque sus textos fueron muy discursivos, Ginsberg, Kerouac recapitulan escenas de cantina, que son formativas de la experiencia del poeta beat, en textos muy saturados del protagonismo del yo y del nosotros de la generación beat. Baudelaire deja hablar al vino, le presta voz autónoma y lo revela como compañero milenario del hombre y de la cultura universal.

Charles Bukowski celebró la embriaguez como posición contestataria, reflejo de su ethos y celebración del yo. En Baudelaire se introduce al vino como personaje lleno de virtudes, aún el yo bebedor no alcanza protagonismo, se sobre entiende como experto y decodificador de la enología. Este poema de Baudelaire perdura en el tiempo porque no es un simple monólogo del vino como personaje, lo trasciende al instalar el dialogo entre la bebida y la cultura humana universal, marcando una simbiosis.

La botella: El envase de vidrio es el recipiente de la bebida hasta antes de ingresar al organismo humano, la botella prefigura el esófago y estómago del bebedor, marca su división en potencia cuando está envasada y acto, al ingresar al hombre, cuyo pecho llama un dulce sepulcro. El vino concede calor al ser humano, le restituye su temperatura pues tiene en medidas racionales, propiedades favorables a la circulación. Actualmente, la antigüedad del envase es correlato de la edad de la bebida contenida.

Charles Baudelaire

Charles Baudelaire

La botella es motivo de arte, de escultura, incluso se le incrustan medallas, chapas, cintas y listones como decorado, esto es parte de la gloria que ofrece compartir el vino con el bebedor, pues está bebida ha sido aceptada mundialmente para celebrar. Si se le compara con una prisión es porque el efecto del vino solo se libera al ser ingerido por el hombre, no se puede sentir la embriaguez con solo mirarlo, se requiere participar de él, acogerlo en el organismo, también el vino pide que el bebedor se deje llevar por él.

El vino es el genio liberado, personaje con voz propia en el poema, protagonista de la celebración, pues el poema no llama a ningún exceso, elogia las virtudes del vino como un bien en sí mismas, el licor es un vehículo para la alegría y aunque suene paradójico para la salud también, tomado con moderación, por supuesto, ya que se presenta al personaje del alma del vino sin vulgarizar ni banalizar su uso, reconociéndole tema universal de la poesía, trascendencia al culto sagrado y cultura del hombre.

Conclusión: En este poema, el vino es un personaje que revela su ethos al bebedor, le ofrece un mundo de vitalidad, de poesía, de arte y aún de comunicación con la religión por el carácter sagrado del vino para las liturgias. El vino es como el genio de la botella que concede favores, por sus propiedades psíquicas y otras buenas para la salud como beneficiador de la circulación, en moderadas cantidades. El vino se anuncia como compañero del hombre en la historia y desarrollo de su cultura.

Lectura del poema | Poemas en francés

Imagen1: Joseluisbn en Wikipedia
Imagen2: eloquence en Wikipedia
Imagen3: J. dallorto en Wikipedia

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...