El corazón de las tinieblas, novela con poderosa ambientación semántica

El corazon de las tinieblas de Joseph Conrad

El corazon de las tinieblas de Joseph Conrad

El marinero Marlow recibe el encargo de ir, ascendiendo el Río Congo, en busca del señor Kurz, el jefe de una explotación de marfil en África. En el camino, Marlow, conoce, en primera persona las condiciones extremas que viven los colonos y los nativos. Cuando encuentra finalmente al señor Kurz, este parece haber enloquecido, poseído por un pánico irracional.

La misión principal de la literatura, de la literatura de verdad, consiste en superar los estereotipos, los localismos y prejuicios, para crear arquetipos, realidades que vayan más allá de la especificidad, en las que personas de muy diversos tiempos y lugares puedan verse reflejados.

Al hacer memoria, intentando que vengan a la mente obras de ese calibre, capaces de llevar la verdad a las páginas que las conforman, hay un título que acude consistentemente a la llamada. Ese libro es El corazón de las tinieblas de Joseph Conrad.


No se puede negar que la revisión de esta novela hecha por Oliver Stone para su Apocalypse Now ha ayudado en gran medida a confirmar el valor de la obra. Pero tampoco es mentira afirmar que, sólo sobre unos cimientos tan sólidos como los de esta novela, se podría asentar un monstruo como la recreación, en medio de la Guerra de Vietnam, que llevó a cabo el cineasta estadounidense.

El corazón de las tinieblas habla del ser humano. De todos los seres humanos, de hecho. De unos personajes que ascienden por un río en medio de la selva africana, guiados por sus ansias y enfrentados al miedo en estado puro. Miedo provocado por unos fantasmas, de los que no se saben cuáles son más peligrosos, los que acechan en las sombras o los que se alimentan de nuestro interior convulso.

Por eso la novela consigue trascender el espacio y el tiempo en el que habita, para tener lugar en todos los escenarios posibles. El miedo no entiende de contextos, como tampoco lo hacen las sombras, capaces de provocar temblores en las calles, las habitaciones o las junglas.

Una de los puntos fuertes de la novela es la poderosa ambientación semántica. Una riqueza y variedad de palabras, adjetivos y construcciones que ahondan en esa sensación de espesura. Una densidad que se apodera de los personajes, pegados tanto a sus inquietudes como al sudor de la selva. Una peligro que se respira, que se masca, en cada párrafo con cada nuevo avance de los protagonistas.

La ascensión del río tiene un premio, una conquista a realizar, pero, a medida que avanzan, ya no está claro si estarán preparados para conocer lo que el mundo les tiene preparado. No se sabe, tampoco, si estarán preparados para las transformaciones que tendrán lugar en sus propios corazones. Un descubrimiento que todo ser humano tiene que enfrentar en algún momento de la su vida. Ese es el arquetipo que El corazón de las tinieblas le deja a la historia de la literatura.

Puedes leer gratis el libro aquí

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...