‘Eveline’, de James Joyce

James Joyce fue, sin duda, uno de los mayores renovadores de la narrativa del siglo XX. Su ‘Ulises’, tan admirable como dificil de leer, ha pasado a la historia de la literatura. Pero hasta llegar a crear esa obra, Joyce, recorrió un camino del que forma parte ‘Dublineses’, colección de relatos breves en la que anticipa muchos personajes que luego aparecerán en su gran obra. Uno de estos relatos es ‘Eveline’, que narra la imposibilidad de una muchacha de abandonar a su familia y a su tierra para buscar fortuna en América.

James Joyce

James Joyce

En los primeros años del siglo XX, las técnicas novelísticas se revolucionan por completo. Desde la antigua narrativa realista de finales de la centuria anterior –en la que autores como Dostoievski o nuestro Galdós habían introducido un importante componente espiritual– se pasa, a través de la pura experimentación, a una nueva forma de contar historias.

Uno de los mayores renovadores de la narrativa en esa época es el irlandés James Joyce (Dublín, 1882-1941). Autor de una novela, ‘Ulises’ (1922), que ha pasado a la historia de la literatura universal, aunque –todo hay que decirlo- resulte muy difícil de leer, Joyce ya había creado otras obras estimables que fueron preparando el camino para aquella. Así, ‘Dublineses’, ‘El retrato del artista adolescente’ y ‘Exiliados’.

‘Eveline’ es una narración breve que se incluye en el citado volumen, ‘Dublineses’. Es éste un conjunto de quince relatos publicados en 1914, en los que ya se puede apreciar la “fragmentación” de la realidad y la utilización del monólogo interior que llevará a su extremo en su gran obra. No obstante, el estilo de ‘Dublineses’ es aún cercano al realismo. Además, muchos de los personajes de estos cuentos reaparecerán luego en el ‘Ulises’.

‘Eveline’ cuenta la historia de una muchacha dublinesa que decide marcharse a Buenos Aires con su novio, el marinero Frank, y abandonar la triste vida que lleva junto a un padre borracho y a sus hermanos. Pero, de forma inexplicable, al ir a iniciar el viaje siente un miedo que le impide hacerlo: “Su desánimo le causó náuseas físicas” y decide quedarse en Irlanda, en una especie de “destierro interior”.

Puente James Joyce, en Dublín

Eveline –al igual que otros personajes del mismo libro-, es un carácter extraído de los barrios populares de Dublín y, como ellos, parece sumida en una extraña parálisis que le impide consumar sus ansias de vivir. No saben responder ante la ocasión y prefieren seguir sufriendo a iniciar una vida nueva. Quizá con ello Joyce pretendiera satirizar a sus conciudadanos. O puede ser que ello responda a las corrientes existencialistas en boga en aquellos años (la llamada “crisis de fin de siglo”) y que –como en los de Baroja- los personajes del irlandés desemboquen en la más absoluta inacción y apatía.

El escritor dublinés es un genio de la palabra y, aunque en esta obra no alcanza los virtuosismos de su ‘Ulises’, ello se aprecia. Fue un autor cuyo único compromiso era el arte, en el que se encastilló, quizá, desengañado del mundo.

Lectura de la obra | ‘Eveline’ (en ‘Dublineses’), en Librodot

Fotos | James Joyce Modra en Wikipedia | Puente James Joyce Jnestorius en Wikipedia

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...