Fahrenheit 451 tuvo una edición limitada a prueba de incendios

El clásico de ciencia ficción de Ray Bradbury tuvo una magnífica edición especial resistente al fuego.

Conoce el libro que tuvo una edición especial contra el fuego

Fahrenheit 451 es una novela escrita por el norteamericano Ray Bradbury en el año 1953. Un clásico de la ciencia ficción, cuyas líneas casi tocaron la realidad de la época. En el escrito el autor dejó ver un futuro perturbador donde los libros no eran más que una amenaza que debía ser exterminada con el fuego.

La historia tiene sus antecedentes en épocas donde la censura era el pan nuestro de cada día:

  • La II Guerra Mundial, donde el régimen nazi promovía las hogueras de grandes volúmenes de libros desautorizados.
  • La censura de fascistas y capitalistas durante la Guerra Fría.
  • El control excesivo que la Unión Soviética imponía a los consumidores de la literatura: todo lo que se publicaba estaba bajo la férrea mirada de las autoridades, nada les era extraño e indiferente.

Es así como en Fahrenheit 451 los bomberos además de acabar con incendios, los promovían al quemar bibliotecas enteras.  De esto habló el escritor ruso Bulgakov, cuyas joyas de la literatura mundial como El Maestro y Margarita vieron difícil su camino para ser publicados.

En su momento afirmó que los libros no arden, haciendo alusión que el papel puede volverse cenizas, pero las ideas no. En cuanto al tema, aseveró que la literatura es una sobreviviente del tiempo y del fuego, no se destruye a pesar de sus críticos y de los censores.

Bulgakov no pudo ver su obra íntegra publicada, pero sus líneas forman parte, hoy en día, de los grandes clásicos de la historia. Este fue el objetivo de Ray Bradbury, demostrar que frente al totalitarismo es el hombre y sus ideas el que trasciende.

El autor decidió dejar por sentado que frente a la quema o al abandono de libros es primordial memorizarlos. Fahrenheit 451 es un mensaje sobre la conservación de la cultura y un aviso sobre no solo sobre todo lo que un pueblo puede llegar a pasar en un Estado totalitario, sino en una sociedad vaga, distraída y que desprecie el conocimiento.

Homenaje a prueba de incendios

Ante una idea que nunca se pagará, Ray Bradbury fue homenajeado en 1953 con una edición limitada de su obra. Fueron 200 copias que el autor firmó y que se convirtió es una tirada especial para coleccionistas.

En alusión a la historia, cada libro fue encuadernado con Johns-Manville Qinterra, un material que resiste los embates del fuego gracias a que está elaborado a base de asbestos. Con el tiempo, un coleccionista puede llegar a pagar hasta 20.000 dólares por uno de esos ejemplares.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...