Historia y Vida de Marco Bruto de Francisco de Quevedo

‘Historia y Vida de Marco Bruto’, de Francisco de Quevedo es un libro que presenta un balance ético de la vida de Marco Bruto, sus logros, vicios y errores de estrategia en el discurso. Se hace un contraste entre su figura y la de Julio César, sin sublimizar al mandatario, sino más bien basándose en las fuentes históricas.

Quevedo sigue siendo un referente

Quevedo sigue siendo un referente

La primera dificultad al leer libros del siglo de oro es el asunto de las grafías arcaizantes como la s larga, la doble s, algunas contracciones de preposiciones más adjetivos demostrativos y la ortografía que da cuenta de una pronunciación en un estado de evolución anterior al nuestro. Francisco de Quevedo (1580-1645) fue un consumado representante del Barroco, quien tuvo varios registros en su ficción como el histórico y biográfico, de este género es su libro ‘Historia y Vida de Marco Bruto’, una obra que tiene citas en latín, disgresiones de historias de otros personajes aparte de los protagonistas Marco Bruto y Julio César, incluso juicios de moral cristiana.

Los toques didácticos en Quevedo no le restan mérito literario, por el contrario enriquecen su obra en complejidad por el dominio de la historia antigua, el sentido de exempla o conjunto de ejemplos para tomar una lección sobre moral, derecho, política, juicios de la conducta de los personajes célebres, etc. Hay que destacar que el registro humorístico de Quevedo no es explotado en este libro, antes bien solo habría una velada mención irónica al nombre de Bruto y su connotación, al decir que este personaje disimuló su inteligencia en público y fue por muchos historiadores interpretado como tonto.

El discurso de la conspiración
De forma similar a ‘Julio César’ de William Shakespeare, este libro de Quevedo también trata del poder de la palabra, la retórica y la interpretación de la ética de acuerdo a los vaivenes de un enfrentamiento entre bandos políticos. Cuenta esta historia que los padres biológicos de Marco Bruto fueron Servilia y Junio Bruto, pero durante su gestación esta mujer tuvo relaciones con Julio César, lo que movió al general romano a tratar a Marco Bruto como si fuera su hijo adoptivo. De allí que este lazo no es negado ni siquiera por el parricida, y el narrador lo juzga como el mayor error de este personaje al querer convencer al pueblo romano que Julio César era malo y merecía la muerte por sus vicios.

Marco Bruto ha perdonado a Pompeyo el asesinato de su padre biológico, luego finge reconciliarse con César tras la muerte de Pompeyo para definitivamente pasarse al bando de los conspiradores liderados por Casio. El error de Bruto y su bando es subestimar a Antonio quien conmueve al público al leer el testamento de César, inclinando la balanza a su favor y acabando con el efímero poder de estos. También se habla del destino aludiendo a los Idus de marzo en que Julio César recibía funestos augurios a los que no prestó oídos. El libro tiene por mensaje que las virtudes de César no se pasaron a su hijo adoptivo, sin importar el afecto que le tuvo este mandatario, aún en época de convulsión política.

El peso de la retórica y la ética en este libro determina el resultado de una guerra civil, haciendo palpable un relativismo y a la vez contraste entre virtudes y vicios de los protagonistas de los bandos enfrentados. Marco Bruto tiene la oportunidad de copiar el ethos de Julio César, pero su tendencia genética lo aleja del genio de este general y mandatario con la sanción de perder la guerra y la vida al final del conflicto.

Lee el libro aquí

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...