La letra escarlata, de Nathaniel Hawthorne

La letra escarlata es un clásico, un best seller internacional que nos sitúa en la Inglaterra puritana para recrear un drama moral en los primeros peregrinos, una chica que queda embarazada de un amante que sólo ella conoce, siendo condenada a llevar en su pecho la «A» de adúltera.

Nathaniel Hawthorne es considerado, junto con Melville y Poe, uno de los mejores prosistas de la literatura estadounidense del siglo XIX y su obra clave es «La letra escarlata«. Esta obra ha sido adaptada varias veces al cine y su versión más famosa es la que interpreta Demi Moore en el papel principal.

La Letra Escarlata "A"

Con esta novela, el autor se sitúa doscientos años atrás de su época, para recrear un drama moral ambientado en la Nueva Inglaterra puritana de los primeros peregrinos. En ese ambiente caracterizado por un absoluto rigor moral, la protagonista, Hester Prynne, es condenada a la más absoluta exclusión social de la comunidad a la que pertenece. La causa es haber cometido adulterio con alguien que sólo ella conoce y haberse quedado embarazada de una hija a la que llamará Perla.

El relato, por lo tanto, comienza con el juicio público a Hester en una plaza, ante los ojos de su marido, recién llegado tras dos años de ausencia. A partir de ese momento, será condenada a llevar colocada sobre su pecho la letra «A», de «adúltera«.

Al ser repudiada por la sociedad en la que vive y por el pecado que ha cometido, Hester es obligada a vivir en soledad, al margen de cualquier tipo de relación humana. Con el paso del tiempo, pese a que vuelve a ser aceptada en la comunidad de nuevo, su actitud no variará: seguirá mostrando una austera abnegación en todo lo que haga.

De esta forma, Hawthorne presenta a un personaje con una gran dimensión moral y valentía que muestra a través del dilema vital que representa: la posibilidad de tener libertad de conciencia individual pese a que resulte el rechazo de la sociedad en la que vive.

«La letra escarlata» resulta ser una novela profundamente psicológica que ahonda y juzga cada una de las motivaciones y acciones de todos los personajes, desde Hester hasta la bruja que aparece, pasando por los clérigos, los magistrados y el presbítero. El único personaje que se salva, es el fruto del pecado: la niña Perla, quien está al margen de toda moral social.

La pluma de Hawthorne une, a través de las páginas de la novela, el contenido moral con el metafórico y simbólico usando para ello no sólo a los personajes, sino también los espacios físicos presentes en una historia que nos muestra la fortaleza de una mujer en su intento por rehacer su vida.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...