«La letra Escarlata»

Hester Prynne vive su solitaria vida de ama de casa sin mayor preocupación. Su marido del que no tiene noticia alguna hará tres años que está fuera de casa. Ha conocido poco tiempo atrás al clérigo Dimmensale y se ha visto de pronto encadenada por una arrolladora pasión que ha dado su fruto, un hijo sin padre del que la gente quiere saber. Su vida ha tomado un giro dramático su marido aparece luego de mucho tiempo y ella es juzgada y condenada por adúltera y por ello deberá llevar siempre consigo una letra escarlata para que todo el que la vea sepa su condición de mujer pecadora.

Los Arnolfini por Jan Van Eyck

Los Arnolfini por Jan Van Eyck

En «La letra Escarlata» Nathaniel Hawthorne desnuda el puritanismo y la hipocrecía de la época en que le tocó vivir aunque su intención no sea ésa. Si la comparamos con las realidades de las sociedades de hoy, nuestra heroína Hester Prynne no difiere en su historia de muchas mujeres enjuiciadas a la luz de los prejuicios y condenadas por la sociedad que  entonces y ahora, se erige en  juez del género femenino que en muchas situaciones compartiendo pecados y desatinos con el género masculino, siempre sale peor parado que aquel.

Hawthorne ha escrito una novela interesante aunque por ratos nos moverá a sentirnos indignados por el trato que el pequeño pueblo de Nueva Inglaterra dispensa a la «impudíca» que ellos así la ven a Hester. Y es que nuestro autor habiendo nacido en el seno de una familia puritana del 1800  y un Massachussets predominantemente conservador,  no puede escapar en su relato a tornarse por momentos censor de la moral de aquella mujer que escandaliza al pueblo con su actitud.

La historia transcurre tranquilamente como es la relación al principio de Hester con el clérigo el señor Dimmensdale que en un día se encontraran cautivos de la pasión. Hester resulta embarazada, tamaño problema siendo que el marido lleva años ausente del pueblo,  el repudio de la gente no se hará esperar y ella será condenada a llevar esa letra escarlata sobre su ropa, como una prueba del adúlterio.


Nathaniel Hawthorne

Nathaniel Hawthorne

Un drama provinciano con  un cobarde Dimmensdale que oculta su participación y  sigue como si nada, mientras que  Hester condenada y despreciada  con el agregado del marido recién aparecido en el momento menos propicio, ya tendrá que además dar cuentas a aquel de su infidelidad.

La heroína se porta como tal,  ingenua calla el nombre de su amante  para no perjudicarle. La historia terminará con el clérigo  suicidándose y Hester viviendo con su letra escarlata por siempre. Hawthorne escribió esta novela alrededor de 1850. Que nos resulte el autor demasiado puritano y moralista exacerbado  es otro asunto, hay que comprenderlo a la luz de su educación conservadora, pero la novela cumple su cometido  entretiene como todas las del género romántico en que se sitúa y es como dije antes una crítica de quien no quería para nada criticar el puritanismo y la hipocrecía de los habitantes de la Nueva Inglaterra.

Imagen: Eloquence en Wikimedia

Imagen: Nicke L en Wikimedia

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...