Las increíbles aventuras de Robinson Crusoe

Robinson Crusoe es uno de los clásicos de la literatura inglesa, escrito por Daniel Defoe en 1719. Muchos la han considerado como la pionera del subgénero de naufragios que tan en boga está hoy en día. Sin embargo, bajo esa capa de aventuras y peripecias, se encuentra plasmada la política colonial propulsada por el hombre blanco occidental, bajo el lema del control de los elementos. Tanto de la naturaleza como de aquellos que la pueblan. El control parece ser el motivo que recorre el texto en su totalidad.

Robinson Crusoe y Viernes, pintura de Offterdinger & Zweigle (1880)

Dijo James Joyce del personaje de Robinson Crusoe que éste personalizó a la perfección lo que fue el colonialismo británico. El libro, escrito por Daniel Defoe en 1719 y considerado la primera novela inglesa, está basado en los acontecimientos reales acaecidos a Pedro Serrano y Alexander Selkrik, dos marines náufragos, como el propio Crusoe. Hoy por hoy, Robinson Crusoe es considerada una de las obras de referencia dentro del género de aventuras e incluso dió el pistoletazo de salida a uno de los subgéneros más rescatados de la contemporaneidad: el hombre náugrafo, solo en una isla desierta, y las tensiones que a partir de este hecho de generan.

El texto de Danien Defoe se sustenta en tres ejes fundamentales. Es curioso analizar cómo cada uno de ellos tiene que ver con una premisa tan colonial y occidental como es el control. En primer lugar, Dafoe sitúa en el centro a un personaje inmerso en una naturaleza salvaje que desconoce y que entraña múltiples peligros. El control y sometimiento de la naturaleza por parte del hombre blanco es más que evidente: Robinson deberá construir herramientas que le ayuden a poder habitar en ese clima inhóspito, donde su misión explícita (la que él mismo se atribuye) es la de fundador de un nuevo orden donde el hombre controla al medio. La tierra prometida debe de estar a sus pies.

El control sobre los otros es el segundo de los ejes. Robinson Crusoe es un hombre blanco que arriba a un lugar donde una naturaleza salvaje alberga a unos seres no menos brutales. La tribu que convive con él en la isla es un grupo caníbal que no cesará en el empeño de comerse a todos los náufragos que por allí se encuentren, entre ellos uno español. Desde una percepción cien por cien etnocentrista, el otro es visto como un ser animal y sin valores morales. Crusoe, estandarte de la moralidad universal (y unidireccional) del mundo occidental, se cree con el derecho de domar a estas bestias. Entre tanto se hace un amigo, al que llama Viernes, al que muestra las lindeces del mundo moderno.

Sobrevivir a los peligros ocultos de una isla desierta

Finalmente, Robinson Crusoe hace gala de un maravilloso y, aparentemente falto de matices, control sobre sí mismo y sobre su cuerpo. Gracias a la doctrina católica el náufrago es capaz de  vivir 28 años en una isla sin caer en la corrupción del alma ni del cuerpo. Tal es así que su moral suprema lo llevará a autoproclamarse el rey de la isla. De manera automática, con esa arrogancia característica de la supremacía del hombre blanco colonial. El relato vanagloria y proclama a Crusoe casi como un hombre santo. Por otro lado, los rasgos occidentales relacionados con el capital se hacen presentes cuando, al naufragar, Robinson coge todo el dinero que hay en la embarcación… pese a la poca utilidad que tienen en una isla desierta.

El subgénero de naufragios ha generado múltiples lecturas y reapropiaciones y actualmente está más de moda que nunca. Desde George Meliès hasta Luís Buñuel, pasando por Tom Hanks, el mito de Robinson Crusoe ha sido llevado a la gran pantalla en varias ocasiones. No hay que olvidar la masiva aceptación de una serie como Perdidos, donde se le da una pátina de ciencia ficción y paranoia posmoderna a la típica historia de náufragos. Hay que ver lo que da de sí una isla.

Pintiura de Robinson y Viernes por Offterdinger & Zweigle en Wikipedia Commons

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...