Alba reedita ‘Ana Karenina’, de León Tolstoi

Una de las novelas más importantes de las Letras Universales, la historia de Ana y el conde Vronsky constituye un estudio sobre la pasión y, al tiempo, un fresco de la decrépita alta sociedad en la Rusia zarista.

Tolstoi

La reciente versión cinematográfica realizada por Joe Wright con Keira Knightley como protagonista, ha vuelto a poner de actualidad ‘Ana Karenina’, un clásico de las letras rusas y una de las grandes novelas de la Literatura Universal creada por León Tolstoi. Por ello, varias editoriales están sacando al mercado reediciones de esta obra imperecedera. Así lo acaba de hacer Alba, uno de los sellos que más se ocupa de revisar a los clásicos del Realismo decimonónico.

León Nikoláevich Tolstoi (Iásnaia Poliana, Tula, 1828-1910) fue una personalidad singular. Perteneciente a una familia de la aristocracia que tenía a su servicio numerosos siervos, desarrolló un ideario humanista y ascético que le condujo a mejorar las míseras condiciones de vida de aquéllos y a propugnar tesis pacifistas y lo que hoy podríamos denominar ecologistas. En sus últimos años, además, se convirtió en una persona profundamente religiosa. No obstante, sus creencias se hallaban más próximas al Cristianismo social que a la Iglesia Ortodoxa, a la que criticó inmisericordemente en sus escritos de esta época.

Por otra parte, cuando se relaciona a Tolstoi con la otra gran figura de las letras rusas de su tiempo, Fiodor Dostoievski, suele establecerse una equivocada distinción entre ambos. Así, por ejemplo se considera a éste último un “vidente del espíritu” por su indudable capacidad para sondear en los recovecos de la conciencia humana, mientras a Tolstoi se le define como “un vidente de la carne” por mostrar en sus obras las debilidades del Hombre. Sin embargo, quiénes señalan estas diferencias caen en la simplificación de no tener en cuenta los numerosos matices que se hallan en sus respectivas y monumentales obras. En consecuencia, también el autor de ‘Ana Karenina’ fue un extraordinario psicólogo, capaz de bucear en la personalidad de sus criaturas para mostrárnoslas como seres complejos.

Ello es evidente en ‘Guerra y paz’, un impresionante mosaico de la historia rusa a lo largo de cincuenta años -desde las guerras napoleónicas hasta mediados del siglo XIX-, por la que circulan numerosos personajes de toda índole. Pero, sobre todo, en ‘Ana Karenina’, publicada originariamente por entregas en la revista ‘El mensajero ruso’ entre 1875 y 1877.

Museo Strauhof, Zurich

Exposición sobre Tolstoi en el Museo Strauhof, en Zurich

Porque, como sucede con la Emma Bovary de Flaubert o en la Ana Ozores de Clarín (con las que tantas veces se la ha comparado), Tolstoi profundiza en la mente y el espíritu de su protagonista de forma magistral. Ana Karenina es una mujer de la aristocracia insatisfecha con su matrimonio. Accidentalmente conoce al conde Alekséi Vronski, oficial del ejército, pues éste es pretendido por su hermana Kitty. Pero el apuesto militar se enamora de Ana y ambos comienzan una relación clandestina que sale a la luz cuando queda embarazada. Aunque su marido se niega a concederle el divorcio, Ana abandona a su marido y al hijo que ha tenido con él para marcharse con Vronsky. Comienza así una vida que tendrá un trágico desenlace.

Ésta es, a grandes rasgos, la trama de la novela. Sin embargo, al tiempo que asistimos a la historia de los protagonistas, también contemplamos la de otros personajes secundarios (entre ellos, especial importancia adquiere la figura de Lyovin, trasunto del autor). Y, sobre todo, Tolstoi critica a la aristocracia, anclada en su cómoda posición, frívola y enormemente hipócrita, ya que no perdona a Ana su adulterio aunque sus integrantes hacen lo mismo. En suma, la novela constituye, por una parte, todo un fresco de las clases privilegiadas en la Rusia de los Zares y, por otra, un estudio de la pasión en la protagonista pero también en otros personajes: el enamoramiento, la espera impaciente, los celos y, en definitiva, la desesperación, aparecen ante los ojos del lector. No en balde, se trata de una de las grandes obras de la Literatura Universal.

Fuente: Universidad de Valencia.

Fotos: Tschaff y Maiak.Info.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...