‘Medea’ de Eurípides

‘Medea’ de Eurípides es una impactante tragedia griega donde el mal que ocasiona la hechicera a su infiel marido, se justifica porque esta mujer no es griega sino bárbara. Es una historia de venganza y una alegoría sobre la relación de conflicto de Grecia con los pueblos que subyugó.

"Eurípides (480-406 a.C.)"

"Eurípides (480-406 a.C.)"

‘Medea’ de Eurípides (480-406 a.C.) es una tragedia de poca extensión pero que impresiona por su poder de expresión, la crueldad de la protagonista Medea y el fatalismo en el destino de Jasón y su novia, la princesa, hija del rey de Corintio, Creonte. Medea fue raptada por Jasón para vivir en Grecia, se casaron, tuvieron dos hijos varones, que representaban el futuro de la pareja. Sin embargo, Jasón por su afán de poder transgrede su matrimonio y genera la terrible venganza de Medea.

Medea como hechicera es capaz de ocasionar el mayor daño posible, prepara filtros en el peplo y diadema de la nueva desposada para que muera quemada y su padre al tratar de salvarla. Además no sin dolor, mata a sus hijos por espada para que Jasón quede sin descendencia y sufra de por vida. Un carro del dios Sol Helio se lleva a Medea con los cuerpos de sus hijos, para que los entierre en el campo de Hera Acrea y les instituya un ritual en la tierra de Sísifo, su huída ocurre mientras se maldicen ella y su esposo.


La venganza en su total dimensión

"Medea"

"Medea"

Medea es una famosa hechicera, quien desde su juventud ganó fama por matar al dragón que custodiaba el vellocino de oro para entregárselo a Jasón. Este tipo de hechicera no estaba del todo reñida con la religión politeísta, pues para su venganza invoca a Zeus, Artemisa, Hécate y las Furias Erinas. Medea ha preparado su huída para irse a refugiar donde su amigo Egeo, un hombre maduro al que le ofreció darle filtros para tener hijos. Jasón queda arruinado en esta tragedia pues ya no consigue hijos en mujeres nobles.

Medea tiene la protección del dios Helio, su abuelo para huir sin ser dañada por las armas de Jasón o de los seguidores de Creonte. Esta mujer despliega todo su poder y toda su capacidad destructora en la venganza, que en el relato se patenta más temible por su origen femenino. Jasón quería llevarse a sus hijos cuando muere la princesa y Creonte, pero los encuentra muertos, llenos de dolor, Medea y Jasón se declaran un odio que será difícil de extinguir, porque además los ritos antiguos favorecían la venganza.

Conclusión
Solo hay testigos impotentes de la maldad de Medea, la nodriza de los niños y el corifeo de mujeres, que cumple la función de comentario de la obra. Para los griegos antiguos la violación del juramento de matrimonio era una ofensa grave, por la cual la mujer injuriada podía pedir justicia a los dioses del panteón helénico.  Medea obtiene justicia de Helio, protección de los dioses y se resarce cruelmente por su propia mano, acabando con sus inocentes hijos para destruir en vida la esperanza y felicidad de Jasón.

Imágenes:

Eurípides en Wikipedia

Medea en Nihilnovum

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...