‘Salamina’, de Javier Negrete

Un relato sobre la Antigüedad clásica griega cuyo hilo conductor es el general y político ateniense Temístocles.

Salamina

La Grecia y la Roma clásicas han sido, desde antiguo, un excelente caladero para los escritores de novela histórica. Auténticas obras de referencia para el género son, por ejemplo, ‘Los últimos días de Pompeya’ de Edward Bulwer Lytton o ‘Yo, Claudio’, de Robert Graves. Y, más recientemente, han tenido gran éxito las novelas de Mary Renault, Gisbert Haefs, Valerio Massimo Manfredi o Colleen McCullough. En cuanto a la narrativa española, contamos con varios autores actuales que inspiran sus historias en aquella época como Santiago Posteguillo, Antonio Penadés o Isabel Martín, por citar solamente tres nombres.

En esta misma corriente se inscribe Javier Negrete (Madrid, 1964) que, además, es profesor de Filología Clásica. Sin embargo y curiosamente, sus primeras novelas pertenecen al género fantástico, muy alejado de Grecia y Roma.

Buena muestra de ello son ‘La luna quieta’ o ‘Estado crepuscular’, relato éste último con el que obtuvo los premios Ignotus y de la editorial Gigamesh. Por su parte, ‘Lux aeterna’ consiguió el de la Universidad Politécnica de Cataluña de Ciencia Ficción. Incluso publicó una novela de corte erótico, ‘La amada de los dioses’, que fue finalista en el Premio Sonrisa vertical. En 2006, apareció ‘Señores del Olimpo’, donde combina lo fantástico con sus conocimientos sobre mitología griega. No obstante, con ella retoma el tema de la Antigüedad clásica que constituiría el eje argumental de sus obras siguientes: ‘Alejandro Magno y las Águilas de Roma’, en la que vemos al héroe macedonio lanzado a la conquista de Europa occidental, y ‘Salamina’.

Ambientada en la Segunda Guerra Médica (480-479 antes de Jesucristo), ‘Salamina’ cuenta la invasión de Grecia por las tropas persas de Jerjes «el Grande». El hilo conductor de la historia es Temístocles, el general y político ateniense que supo ver la necesidad de crear una poderosa flota. Precisamente, las grandes batallas de la guerra están narradas con amenidad y excelente profusión de datos: la carga suicida de los propios atenienses en Maratón o la de las Termópilas, que supuso la aniquilación de las fuerzas griegas tras dos días de combate.

Pero, sobre todo, destaca la descripción de la batalla de Salamina, considerada el mayor enfrentamiento naval de la Antigüedad y que resultaría decisiva para el futuro de Occidente. En buena lógica, todos estos ingredientes históricos están combinados con la necesaria dosis de ficción para constituir una novela excelente, con unos personajes poderosos y acción a raudales. Sin duda, muy recomendable.

Vía: Hislibris.

Foto: Limntheu.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...