‘Heridas bajo la lluvia’, de Stephen Crane

Una visión del conflicto a medio camino entre el relato periodístico y la narrativa de ficción que desmitifica toda épica guerrera para mostrarnos la vertiente más humana de los combatientes.

Imagen de un acorazado de la Guerra de Cuba
Nada menos que desde Homero con la de Troya, ha habido grandes autores que han escrito sobre la guerra, unos mostrando su parte de heroísmo y otros –la gran mayoría- presentando lo atroz e inhumana que siempre resulta ser para todos aquéllos que la sufren. Por citar algunos ejemplos, podríamos mencionar a William Faulkner, Boris Pasternak o Erich María Remarque.

Sin embargo, pocos han sabido dar a sus relatos la fuerza narrativa que poseen los de Stephen Crane (Newark, Nueva Jersey, 1871-1900), quizá debida a su profesión periodística, que le impulsaba a escribir con un estilo directo y pleno de viveza, casi al modo en que lo hacía como corresponsal de guerra desde Turquía o Cuba.

Sin embargo, curiosamente, su novela más reconocida trata sobre un conflicto bélico en el que no estuvo, pues nació seis años más tarde de que finalizase. Hablamos de ‘El rojo emblema del valor’, un clásico de las letras norteamericanas que tiene como escenario la Guerra de Secesión de Estados Unidos. Anteriormente, había escrito ‘Maggie: una chica de la calle’, considerada la introductora del Naturalismo literario en su país. Pero su estética es muy diferente de la de Zola, mucho menos cruda y poseedora de un fuerte lirismo. No en balde, obtuvo el reconocimiento de grandes colegas como Joseph Conrad, Henry James o Ford Madox Ford.

‘Heridas bajo la lluvia’ es un volumen de relatos breves ambientados en la Guerra Hispano-Norteamericana de 1898, en la que, como decíamos, participó como corresponsal de prensa. Textos a medio camino entre lo testimonial y la pura ficción narrativa, poseen un extraordinario valor como documento de aquel conflicto. Pero, sobre todo, están magníficamente escritos y, al igual que su obra maestra, constituyen una brutal desmitificación de la épica de la guerra.

Especialmente cronístico es el titulado ‘Recuerdos de guerra’, en el que Crane se trasmuta en un tal Vernall para contar el ataque a la colina de San Juan. Pero mayor valor tiene ‘La segunda generación’ por centrarse en la retaguardia y de forma muy especial en la manipulación de la opinión pública llevada a cabo por los diarios norteamericanos para los que él mismo trabajaba. En suma, por las páginas de ‘Heridas bajo la lluvia’ circulan buen número de soldados profesionales que realizan sus hazañas como un simple trabajo, milicianos de fortuna y también algún que otro patán como el hijo del senador Canogan que va al conflicto con el único objetivo de enriquecer su curruculum.

Fuente: ‘El Cultural’.

Foto: Puuikibeach.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...