‘Un médico rural’, de Franz Kafka

‘Un médico rural’, de Franz Kafka es un relato que muestra el conflicto ético de un médico de campo, al tener que decidir entre salvar a su criada de la violación por un cochero demente o atender a un moribundo. El médico atiende al moribundo pero no tiene nada que hacer por él, solo presencia el ambiente de insanidad de toda la familia del paciente. Este es un cuento donde el absurdo representa la ausencia del poder del estado en zonas rurales.

Franz KafkaFranz Kafka (Checoslovaquia, 1883-1924) presenta en su cuento ‘Un médico rural’, como un galeno se siente rebasado por las expectativas puestas en él por la familia de un enfermo grave, que quiere obligarlo a curarlo aún por la fuerza. La dificultad de salvar al joven agonizante se complica porque el médico, narrador del relato por ir aprisa al pueblo 10 millas distante de su casa, ha tenido que dejar a su criada, la bella muchacha Rosa, en las garras de un cochero que la viola en su propia casa.

El narrador escoge atender al paciente, allí se encuentra en un ambiente de pesadilla, cuando lo desnudan para que se quede con el enfermo. Viendo que no hay nada que hacer escapa desnudo hacia su coche y emprende el camino de regreso, pero sabe que será tarde para Rosa, aprisionada por el peso de su violador, y lamenta que el mismo no haya atendido galantemente a la muchacha en tantos años que le sirvió. El ambiente es extraño, parece que las decisiones del médico no son tomadas coherentemente.


Las expectativas puestas en el médico
La familia del enfermo moribundo cuenta con otros enfermos y escolares del pueblo que desnudan al doctor y le cantan para que se quede junto al paciente, quien se pudre por una herida agusanada en su costado. Los padres y la hermana del moribundo creen que el médico puede salvarlo si se lo exigen, como si tuviera un poder mágico para ahuyentar a la muerte, sin embargo, a solas, el moribundo le revela que no confía en él. Se excusa ante el enfermo y se va de regreso a tratar de rescatar a Rosa.

El relato sugiere la dicotomía entre el medio rural y la ciudad, más rudo el primero, tradicional y exigente por su dureza. El médico está mal pagado, pero se haya convencido del deber de su carrera de salvar vidas. Lo extraño es que no proteja a su criada en vez de ir a ver al enfermo, pues la ley contempla que en caso de dos bienes jurídicos de igual magnitud, en este caso una vida a ambos lados, en casa y a 10 millas, ya estaría libre de culpa al elegir salvar a su criada, además su vínculo a ella es mayor.

El médico describe su rol más difícil que el del cura, a quien juzga más aliviado que él, sin embargo en la salud se sopesan ambos aspectos: el físico y el espiritual. Y los enfermos que vio tenían males del alma. El enfermo quiere que lo dejen morir, pero la familia quiere que lo curen. Su herida parece venir de un golpe de hacha, pero el cree que vino de nacimiento. En este relato los hechos pasan sin que puedan evitarse, como una fuerza absurda y poderosa que juega con albedrío y honor del médico.

La enfermedad
Todo el mundo está enfermo de algo en el campo: el cochero violador de deseo, los padres del enfermo locos por aferrarse a un imposible, los escolares idiotizados creyendo que el médico salvará al joven a la fuerza, cuando ya se sabe que va a morir de infección. No hay calidad de vida en el pueblo, la normalidad se quiebra en el momento de subir al coche y abandonar a Rosa, única víctima, pues ella estaba sana y cae por la mala interpretación del deber, cuya obligación se anulaba por salvar otra vida.

El moribundo quizá muera de septicemia, que se ve muy avanzada y mientras conversa con el médico, este lo ve más cerca del más allá que de la realidad. El ambiente de la casa se vuelve irreal y absurdo en cuanto desvisten al médico para acostarlo junto al enfermo. La intimidad se banaliza y ridiculiza, siendo en casa del médico violación de la criada apreciada y en casa del enfermo, compulsión por sentirse observado en su ser natural, completa la extrañeza el hecho de que los caballos se acerquen a la ventana.

La acción del médico es absurda ante el enfermo pues no le brinda alivio, ni calmantes, solo lo deja, desperdiciando el largo trayecto en buscarlo. Dos vidas se pierden: la de Rosa por tener que vivir vejada y la del enfermo, porque no había gran cosa que hacer. Las cosas absurdas pasan en los cuentos de Kafka imponiéndose a la realidad, pues alteran el orden predecible y cotidiano del deber ser de las cosas. La proximidad de la muerte del paciente hace reaccionar al médico para que piense en la vida de Rosa.

Vivir en la rudeza del medio rural
El medio rural impone el trabajo fuerte diario, por la subordinación de la vida a la exigencia del campo. Los caminos deben recorrerse a caballo y el protagonista acaba de perder el suyo. El narrador cuenta con una profesión liberal que ejerce, pero por la pobreza de su entorno solo le brinda una economía de subsistencia, además siempre en el campo los pagos son menores que en la ciudad, porque el profesional también tiene que tener un poco de conciencia social, manifestada en una actitud solidaria.

Otro aspecto que distancia al campo de la ciudad es la poca presencia del estado y de la ley, en el derecho romano germánico, las instituciones comenzaron siendo centralistas, con concentración del poder y la representatividad en la capital. Es por ello que Rosa es violada en un contexto de absurdo porque no hay autoridades cerca para defenderla y porque el narrador teme más perder el trabajo que lo sostiene que salvar a su bella criada. El campo está más cerca al salvajismo por la representación del violador.

Los cuentos de Kafka presentan el conflicto entre las bajas pasiones del ser humano y el respeto de las leyes institucionalizadas. El cochero que viola a Rosa es un ser anormal, que mordisquea en la mejilla a la muchacha, antes de que ella se esconda en la casa y finalmente derrumba la puerta. Rosa representa a los inocentes, los seres más frágiles que están expuestos a los abusos del poder. El médico es un profesional abnegado, pero también es este relato es muy cerrado a su noción de sentido del deber.

Conclusión
El médico narrador del relato se debate entre su sentido de cumplimiento del deber y la necesidad de salvar a su criada, una bella muchacha que está a punto de ser violada por un cochero demente. Con el sacrificio de la honra de Rosa no consigue nada porque no logra salvar al paciente grave que visita a 10 millas de su casa, lo que muestra el error de no ponderar bienes jurídicos de igual tutela ante el Estado, como son la vida de la chica y la del enfermo, pero más obligación tenía frente a la joven.

Lectura del relato | ‘Un médico rural’, en CiudadSeva

Imagen | Randohouse

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...