‘Beowulf’, convertido en cómic expresionista

Astiberri Ediciones publica una versión del poema canónico de la Literatura Inglesa transmutado en novela gráfica por obra de Santiago García y David Rubín.

Libro de Beowulf

Las grandes obras de la Literatura Universal son atemporales. Por más que cambien los tiempos, nunca pasan de moda. Y, si no, que se lo pregunten al escritor Santiago García (Madrid, 1968) y al dibujante David Rubín (Orense, 1977), que se han atrevido a realizar una magnífica novela gráfica nada menos que sobre el ‘Beowulf’, obra canónica de las letras inglesas equivalente a nuestro ‘Poema de mío Cid’ o al francés ‘Cantar de Roldán’. Un auténtico tesoro de un tiempo en que las lenguas modernas se hallaban en proceso embrionario.

Escrito por un autor anónimo entre los siglos VIII y X, el Beowulf fascinó a figuras de la Literatura como Jorge Luis Borges o J. R. R. Tolkien, quienes dedicaron muchas páginas a su estudio. Se conserva en el llamado ‘Códice Nowell’ junto a otros textos de su época y en el original carece de título (el actual le fue dado a principios del siglo XIX).

El ‘Beowulf’ es una monumental composición de más de tres mil versos redactada en inglés antiguo, lengua hablada en las islas británicas aproximadamente desde la caída del Imperio Romano hasta 1066, año que se propone como fecha de inicio del inglés medio. Fue escrito, por tanto, en el periodo altomedieval, cuando algunas tribus germánicas originarias de lo que hoy son Dinamarca y Suecia invadieron las islas, y ello tiene mucha importancia, ya que la mitología pagana del norte de Europa está muy presente en la obra, claro que tamizadas por el Cristianismo.

El protagonista es, precisamente, Beowulf, un valeroso héroe gauta que, acompañado por sus guerreros, llega a Selandia para socorrer al rey Hrothgar, quien ha conseguido crear una próspera corte. Pero tanto su seguridad como la de sus súbditos se encuentran amenazadas por un «jotún» (gigante de la mitología nórdica) llamado Grendel, que ha causado estragos entre ellos.

Trolls

El héroe mata al monstruo en combate cuerpo a cuerpo pero entonces es la madre de éste la que llega buscando venganza. También Beowulf consigue acabar con ellas y así llegamos al canto tercero, en que el guerrero, tras sus hazañas, regresa a su tierra. Finalmente, el protagonista, ya viejo y convertido en rey, debe enfrentarse con un dragón con el que acaba pero resulta herido y muere poco después. La obra termina con la descripción de los funerales de Beowulf, con lo que somos testigos de los ritos de aquellos pueblos.

La versión que han preparado García y Rubín respeta toda la trama pero le aporta ingredientes del cómic. De hecho, los dibujos son magistrales, de rasgos expresionistas, y logran un efecto impactante. No en balde, Rubín concibe la obra como un «western repleto de monstruos y wikingos» y en esa aureola legendaria y salvaje se ha inspirado. Su publicación ha corrido a cargo de Astiberri Ediciones y, sin duda, supondrá un alivio para los estudiantes de Literatura Inglesa, porque hasta ahora éstos tenían que leer el poema en inglés antiguo. Al menos, este ‘Beowulf’ convertido en cómic les ayudará a comprenderlo mejor. En suma, una magnífica publicación que respeta escrupulosamente el aliento épico del original y está primorosamente ilustrada.

Vía: ‘El Mundo’.

Fotos: Robert y Tristan Schmurr.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...